Las costumbres sexuales más “humanas” de los animales

A lo largo de los siglos, y debido a la influencia de las distintas religiones dominantes, al ser humano se le ha impuesto la visión de que las relaciones sexuales tienen que ser heterosexuales y dirigidas única y exclusivamente a la procreación, tachándose de desviación toda conducta que se alejara de esta pauta, publicó ABC.

En numerosas ocasiones se ha puesto a los animales como ejemplo de cuál debe ser la conducta apropiada en materia sexual. Sin embargo, tal y como nos descubre el blog “Xataka Ciencia”, muchas especies desarrollan algunas costumbres sexuales alternativas que hasta no hace mucho tiempo se creían únicamente propias del ser humano.

A continuación, desvelamos las seis costumbres más humanas de este particular “Kamasutra animal”:

1.-Masturbación masculina: A pesar de que hay quien piensa que la autosatisfacción es exclusiva de los homínidos, está demostrado que los caballos, los delfines, los perros, la cabras o incluso los elefantes se masturban. Algunos han llegado a desarrollar estrategias muy ingeniosas, como los machos de delfín mular, que se enrollan alrededor del pene anguilas vivas que no dejan de retorcerse. Algunas especies de monos, cobayas, cabras o perros, en cambio, son capaces de practicar la autofelación.

2.-Masturbación femenina: La hembras de algunos primates también recurren a la estimulación oral, mientras que las hembras de orangután prefieren fabricarse sus propios consoladores con ramas y cortezas de árbol. Las hembras de puercoespín pueden subirse a un palo que hacen vibrar para estimular su área genital. Aunque el caso más peculiar es el de una hembra de chimpancé criada en cautividad que se masturbaba ojeando la revista Playgirl, excitada por la visión de fotos de hombres desnudos, relatado por la bióloga Olivia Judson en su libro “Consultorio sexual para todas las especies”.

3.-Homosexualidad: Según afirman varios expertos, existen más de quinientas especies animales donde se presenta la conducta homosexual, tanto entre machos como entre hembras. El sexo oral entre machos y entre hembras ha sido documentado en varias especies, entre ellas los bonobús y las hienas, así como el frotamiento genital mutuo entre hembras, mientras que hay carneros domésticos que cortejan y montan a otros machos aunque haya presencia de hembras en celo.

4.-Sexo anal: Esta conducta ha sido observada entre machos de oveja, jirafa e incluso delfín mular, que se penetran mutuamente, aunque la penetración más original es la que se da entre los machos delfín del Amazonas, que se insertan el pene en el espiráculo, o lo que es lo mismo, su característico orificio respiratorio.

5.-Necrofilia: Muchos animales son oportunistas sexuales y pueden mantener relaciones con cualquier animal que se ponga delante, aunque sea de otra especie y con independencia de que esté vivo o muerto. La literatura científica ha descrito varios casos de necrofilia, tanto heterosexual como homosexual en ejemplares de ánade real. Uno de esos casos lo presenció el doctor Kees Moeiliker, que después de ver como el macho de una de estas aves se estrellaba contra la ventana de su despacho, descubrió que otro ánade macho había llegado al lugar del accidente y que se había puesto a copular con el ánade muerto. Según Moeiliker, no se dio por satisfecho hasta al cabo de setenta minutos.

6.-Pornografía: Los osos panda se han convertido en la primera especie animal consumidora de pornografía adaptada a sus gustos. Con la finalidad de estimular su apetito sexual, los científicos muestran a lo machos en cautividad vídeos de parejas de pandas copulando. Su objetivo es aumentar la población de esta amenazada especie, de la que apenas quedan unos 1.600 ejemplares en libertad en todo el mundo