Evo Morales inicia su octavo año de Gobierno, el segundo más largo en Bolivia

Publicado en: Actualidad, Internacionales

AP

El presidente boliviano, Evo Morales, inicia mañana el octavo año continuo de Gobierno, el segundo más largo en la historia de este país tras el del militar Andrés de Santa Cruz (1829-1839), quien gobernó durante nueve años y diez meses.

Morales, primer presidente indígena en la historia del país, cumplirá este martes 2.558 días en la Presidencia boliviana, cargo al que accedió el 22 de enero de 2006, tras ganar los comicios presidenciales con el 53,7 % y ser reelegido para un segundo periodo (2010-2015) con el 64 %.

El mandatario comparecerá mañana ante el Parlamento, de mayoría oficialista, para presentar un informe de gestión al país que debe ser retransmitido a nivel nacional por todos los medios, en el “Día de la Fundación del Estado Plurinacional”, festivo desde 2010.

A diferencia de otro años, Morales decidió en esta ocasión ratificar a todos sus ministros para la nueva gestión, pese a críticas de opositores y oficialistas por un escándalo de una supuesta red de extorsión a reos integrada por altos funcionarios y fiscales.

El vicepresidente del país, Álvaro García Linera, destacó hoy que el periodo de Gobierno de Morales se constituirá en una “década virtuosa para Bolivia en lo democrático y económico” porque desde 2006 hay una “alta estabilidad política” que ha garantizado “el crecimiento económico más grande” en la historia del país.

“Estamos ante el presidente que ha ejercido la gestión de Gobierno de manera más duradera después del presidente Andrés de Santa Cruz. Ésta es la época de crecimiento económico más larga de nuestra historia como Bolivia”, sostuvo en rueda de prensa.

Reconoció que “hay problemas” en el Gobierno, pero que son subsanables “en tanto se mantengan estos dos pilares: estabilidad política y alto crecimiento” económico.

El analista Jorge Lazarte dijo a Efe que la gestión de Morales tiene “dos grandes etapas”.

La primera comprende sus primeros tres años de gestión y la segunda comenzó en 2009, tras su reelección y la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado.

Según Lazarte, la primera fase fue “puramente política” y “extremadamente conflictiva”, pues estuvo marcada por la confrontación del Gobierno con la oposición autonomista afincada en las regiones del noreste amazónico, el oriente y el sur, y conocida como “media luna”, ahora desarticulada.

Agregó que en la segunda fase, “menos política e ideológica”, el Ejecutivo dio un “giro” para intentar acercarse a los sectores con los que estuvo enfrentado antes, lo que le supuso rupturas con aliados que hoy le reclaman que cumpla con la Constitución.

En esta etapa, Morales también comenzó a enfrentar los mismos problemas que tuvieron los anteriores Gobiernos: los conflictos sociales, escándalos de corrupción y peleas internas en su partido.

El conflicto que tuvo un mayor costo para Morales fue su enfrentamiento con los indígenas amazónicos del parque nacional Tipnis por la construcción de una polémica carretera que partirá en dos esa reserva ecológica, lo que “ha debilitado el aura” indigenista del mandatario, según Lazarte.

A su juicio, el presidente está en una situación difícil, pues perdió “a los antiguos aliados, pero tampoco puede ganar nuevos” porque no ha logrado convencer a la clase media ni tampoco “completamente” a los empresarios.

Con todo, consideró que la ventaja de Morales es la debilidad de una oposición casi inexistente y que no logra articularse para hacerle frente, además del respaldo mayoritario en el occidente.

El gobernante ha evitado confirmar su postulación a los comicios de 2014 para un periodo hasta el 2020, pero sí ha defendido su derecho a un tercer período con el argumento de que su primer mandato no cuenta porque aún no estaba en vigor la nueva Carta Magna, lo que rechaza la oposición.

También repite recurrentemente a sus seguidores que no han llegado al Palacio de Gobierno como “inquilinos”, sino “para siempre” o al menos por 500 años, en alusión al periodo en que, según el mandatario izquierdista, los indígenas fueron excluidos.

Con todo, Morales comenzará su octavo año de Gobierno con un revés político debido al triunfo del opositor Carmelo Lens en las elecciones a gobernador de la región amazónica de Beni, en las que fue derrotada la oficialista Jessica Jordan, exMiss Bolivia. EFE

Comments are closed.