Marruecos expresa su solidaridad con Argelia por vez primera en cinco días

(Foto Reuters)

El gobierno de Marruecos expresó hoy su solidaridad con el de Argelia tras el ataque sufrido en una planta gasística del sureste argelino, que se saldó con la muerte de 37 trabajadores extranjeros y uno argelino, así como la de 29 de los atacantes.

Tras cinco días de silencio, desde que el pasado miércoles comenzó la toma de rehenes en la planta gasística de In Amenas, el gobierno del país vecino emitió un comunicado, transmitido por la agencia MAP, en el que recalcó su solidaridad con Argelia y condenó el terrorismo “en todas sus formas”.

Además, el gobierno de Rabat aprovechó para hacer un llamamiento a “una gran cooperación regional para hacer frente a la creciente amenaza terrorista”.

Durante los cinco días que ha durado la crisis de los rehenes, que se ha convertido en el episodio terrorista más grave vivido en la región en muchos años, el gobierno de Marruecos ha guardado silencio sobre lo que sucedía en el país vecino.

Sin embargo, sus medios oficiales han recogido numerosas opiniones de analistas que resaltaban el deficiente estado de la seguridad en Argelia o los errores con que Argel encara la cuestión del terrorismo yihadista.

Marruecos y Argelia están enfrentados por el apoyo que Argel presta al movimiento independentista saharaui Frente Polisario; mantienen embajadas en las respectivas capitales, pero la frontera común está cerrada desde 1994, cuando Marruecos impuso el visado a los argelinos.

Los medios marroquíes publican con frecuencia que los campamentos de refugiados saharauis en la región argelina de Tinduf (sur de Argelia) se han convertido en cobijo de salafistas, que parten desde ahí a realizar sus acciones en Mali y el resto del Sahel. EFE