Diez mentiras sobre los ejercicios

Maik Wiedenbach es un ex atleta olímpico, que ahora trabaja como entrenador personal y nutricionista en Nueva York. Participó en varias pruebas olímpicas y en diferentes oportunidades en la Copa del Mundial como nadador.

Contexto.com.ar

Wiedenbach publicó un libro “Los 101 mitos sobre el ejercicio”, de donde extraemos los siguientes:

1. Si ejercitas más un área, quemarás grasa en esa área. Es muy común escuchar en los gimnasios decir que 500 abdominales ayudará a marcar los abs o el aparato para hacer abductores ayudará a tonificar los muslos. Esto es un grave error: el cuerpo no reduce grasa en el área que se trabaja. Para quemar grasa, se necesita lograr un déficit en la ecuación dieta – ejercicio. Pierde 1 o 2 libras por semana, es decir, entre medio y un kilo. Algunas zonas del cuerpo se “afinarán” más rápidamente que otras. Para los hombres: las “manos del amor” –tal como se le llama a la grasa que se acumula en la cintura- es la última zona de donde se pierde grasa. Para las mujeres: las caderas y los muslos son los lugares donde más se deposita y “aferra” la grasa.

2. Hacer ejercicio con fajas reduce la cintura. No sólo no queman grasas sino que, lo que es peor, estos productos como fajas o cinturones para sudar más son peligrosos para la salud. Transpirar más no implica quemar grasas. Simplemente se pierde más agua, lo que reducirá el rendimiento y podría llevarte a sufrir de cansancio excesivo.

3. Las flexiones o “curls” son lo mejor para los bíceps. Esto no es cierto. Mejor que los “curls” (se llaman así los ejercicios con flexiones de brazos o “giros” de muñeca para trabajar el bíceps), son las flexiones cortas con los brazos hacia arriba, sostenidos en una barra sobre el nivel de la cabeza. Más que las tradicionales flexiones de brazos, estos ejercicios lograrán un trabajo muscular mucho más intenso y conseguirá mejores resultados para los bíceps. De hecho, este ejercicio también es bueno para los abdominales.

4. Es fundamental tomar quemadores de grasa. En su mayoría, estos productos son píldoras con cafeína que se venden a precios elevados. Si bien se ha demostrado que la cafeína tiene un leve efecto quemador de grasa, se puede conseguir en la farmacia por precios mucho más económicos. Advertencia: algunos productos contienen ingredientes que pueden ser peligrosos o han sido discontinuados por alguna razón.

5. Es importante elongar antes de entrenar. Si lo haces, estarás más débil y más susceptible a sufrir alguna lesión. El estiramiento es necesario pero después de entrenar, para que la masa muscular se recupere, luego de haber estado ejercitando.

6. Las clases de aerobics te ponen en forma. Salvo que seas un atleta experimentado y conozcas tu cuerpo muy bien, es muy probable que estés por debajo o por encima del nivel del resto de tu clase. La explicación es simple: es imposible que un entrenador o el profesor diseñen una clase para 30 personas diferentes. Además de que el riesgo de lesiones es alto.

7. Los ejercicios de moda son lo más avanzado. Cada verano, aparecen nuevos equipos por la televisión para quemar calorías con el mínimo esfuerzo. A la vez, otros desaparecen y quedan en el olvido. Lo mejor es no seguir las modas, sino adherirse a aquello que uno ya comprobó que da resultados, seguir la dieta y así conseguirás alcanzar el cuerpo que soñamos.

8. No hay que cenar después de las 6 PM. Para las personas que entrenan a la tarde, esto puede ser contraproducente, ya que no se estarán “nutriendo” los músculos después de trabajarlos. Además, más importa que “cuándo” es “qué” comemos. Lo importante para mantenerse en forma es tener un plan diario de calorías y seguirlo. Claro que si uno come justo antes de irse a la cama, nos iremos a dormir con el estómago inflamado.

9. Las grasas hay que eliminarlas por completo. Exactamente lo opuesto: cuando alguien quiere perder peso, necesita consumir un poco de grasas. Si no, el cuerpo “interpretará” que entró en un círculo de “inanición” y guardará las grasas como reservas. Por otra parte, se necesita consumir algo de grasa para producir las hormonas sexuales: testosterona, progesterona y estrógenos. Si los niveles de estas hormonas caen, la pérdida de grasa se hace más lenta. Buenas fuentes de grasa: nueces, aguacate (palta) y bistec.

10. Los súper alimentos te hacen adelgazar. No existe un alimento que pueda “ponernos en forma” si no tenemos una actividad física y una dieta apropiadas. Menos aún se puede “contrarrestar” una hamburguesa con queso con un jugo de bayas “acai”. Sugerencia: las uvas y los arándanos son mucho más saludables y baratas que las hamburguesas.