La historia del bebé que no se podía tocar (Fotos)

Tripp Roth era un niño de dos años que sufría una extraña enfermedad que le impedía que le tocaran. Cada vez que se rozaba con algo, le salían ampollas y cicatrices, así que tenía que vivir envuelto en vendas.

Tripp Roth 01 El bebé que no se puede tocar

El pequeño padecía epidermólisis ampollosa y le dejó sin vista, sin habla y sin poder bañarse. Y es que la piel de Tripp carecía de una proteína que hace que sus capas se unan entre sí, por lo tanto, cualquier roce le provocaba úlceras en la misma, en los párpados, en la parte superior del esófago y en la boca.

 

Desgraciadamente, esta enfermedad no tiene cura. Así que su madre lo tenía todo el día vendado para protegerle. Finalmente, Tripp Roth no ha sobrevivido y falleció hace unas semanas.

Tripp Roth 02 El bebé que no se puede tocar