Dilma y Chávez, grandes ausentes en primera cumbre de Celac

La primera cumbre de la Celac fue inaugurada este domingo en Santiago con las ausencias de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que regresó a su país tras un trágico incendio en una discoteca, y del mandatario venezolano Hugo Chávez, principal impulsor de la iniciativa.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, rindió homenaje al convaleciente Chávez al abrir el cónclave de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se desarrollará hasta el lunes y que fue precedido por dos días de reuniones entre la Celac y la Unión Europea.

“Quiero hacer un reconocimiento a un presidente que no está con nosotros, el presidente Hugo Chávez, cuya visión ha permitido poner en marcha esta iniciativa”, dijo Piñera.

La Celac, integrada por 33 países, fue creada en diciembre de 2011 en Caracas a instancias de Chávez, hospitalizado en Cuba desde el 12 de diciembre tras su cuarta operación contra el cáncer.

“Todos hacemos votos para que pueda vencer en esta batalla, tal vez la más dura de su vida, y que pueda reintegrarse plenamente como presidente de Venezuela”, agregó Piñera. El vicepresidente Nicolás Maduro, designado por Chávez como su eventual sucesor, es el representante de Venezuela en la cumbre.

Por su parte, Rousseff partió de regreso a Brasil en la mañana del domingo, antes de que culminara la cita Celac-UE.

“Es una tragedia para todos. No puedo continuar en la cumbre porque mi prioridad en este momento está con el pueblo de Brasil”, dijo Rousseff antes de partir de Santiago. Los países latinoamericanos y europeos hicieron llegar sus condolencias a su gobierno por la tragedia.

Tampoco asisten a la reunión de la Celac el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en plena campaña electoral para su reelección, y el presidente de Paraguay, Federico Franco, cuyo país se encuentra suspendido en los acuerdos regionales de Unasur y Mercosur tras la destitución del expresidente Fernando Lugo en un cuestionado juicio político.

La Celac, convertida en el gran ámbito regional que excluye a Estados Unidos y Canadá, será presidida desde el lunes por Cuba, en uno de los mayores reconocimientos regionales que se otorga al gobierno comunista de la isla que afronta un embargo comercial y una política de aislamiento de Estados Unidos desde hace medio siglo.

El presidente cubano Raúl Castro recibirá el lunes la presidencia pro témpore de la nueva entidad por un año, un hecho que fue calificado como “un cambio de época” en América Latina por la presidenta argentina Cristina Kirchner.

“Que Cuba asuma la presidencia de la Celac marca todo un cambio de época”, dijo la mandataria argentina, tras saludar afectuosamente a Castro frente a la prensa y pedir un aplauso para él.

En la reunión fundacional de Caracas se había acordado que por un prurito de equilibrio, la presidencia de dos años de la Celac sería ejercida el primer año por Cuba y el segundo por Costa Rica.

Durante la cumbre Celac-UE, quedó de manifiesto el interés que despierta la Alianza del Pacífico, creada en 2012 por Colombia, Chile, México y Perú marcada por la apertura comercial de sus miembros, que ahora buscan participar en una gran zona de libre comercio en Asia.

“Las relaciones de integración dentro de la Alianza del Pacífico van a reforzar la posición de este grupo regionalmente e internacionalmente, lo que los convierte en actores aún más atractivos para los países europeos”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

Por otro lado, el Mercosur, integrado por Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay (suspendido) y Venezuela, mantiene una política comercial más cerrada, en particular por su exigencia de que Europa y Estados Unidos pongan fin a sus gigantescas subvenciones agrícolas.

Venezuela lidera además la Alianza Bolivariana de nuestra América (ALBA), integrada por Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Antigua y Barbuda, y Dominica.

Por otra parte, México y Brasil acordaron el sábado promover un mayor acercamiento entre sus empresarios para estrechar las relaciones comerciales, en una reunión entre el presidente mexicano Enrique Peña Nieto y Rousseff.

Peña Nieto anunció que exploró junto a Rousseff una posible alianza estratégica entre la petrolera estatal mexicana Pemex, y la gigante brasileña Petrobras.

“Acordamos establecer o explorar alternativas de eventuales alianzas estratégicas entre Pemex y Petrobras, las dos empresas nacionales que me parece tienen oportunidad de explorar posibles alianzas para distintos propósitos: intercambio de tecnología, desarrollo de proyectos compartidos”, dijo el mandatario mexicano a la prensa.

Brasil puso cuotas a la importación de automóviles y repuestos desde México, que estaban libres de impuestos desde 2002.

Durante su cumbre de dos días, Celac y la UE acordaron “una nueva alianza estratégica” de cooperación que apuntará a promover inversiones interregionales.

La cita, que se desarrolló durante el fin de semana en Santiago, reunió a 60 países de ambos lados del océano Atlántico, en momentos en que la mayor economía del planeta sufre la peor crisis de su historia y América Latina pasa por un buen momento, con tasas de crecimiento sostenidas que en los últimos dos años promediaron el 4,5%.

AFP