África quiere recaudar 450 millones de dólares para la misión militar de Mali

Los líderes africanos se reúnen mañana en Adis Abeba en una conferencia internacional de donantes que busca lograr unos 450 millones de dólares en fondos y respaldo logístico para la misión militar internacional de apoyo a Mali (AFISMA).

Con los fondos, se quiere financiar el resto de la campaña militar en Mali, actualmente encabezada por el Ejército de Francia y que apoyan tropas africanas, para recuperar el norte del país, en manos de grupos salafistas y yihadistas desde junio de 2012.

Asimismo, la recaudación se utilizará para el entrenamiento de efectivos de la Misión Internacional de Apoyo a Mali liderada por África (AFISMA, por sus siglas en inglés), y en la posterior misión de paz para lograr la estabilización total de Mali.

El presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, principal mediador en el conflicto maliense, aseguró hoy a los periodistas que la Unión Africana (UA), cuya sede en la capital etíope acogerá la conferencia, contribuirá con 50 millones de dólares.

Según dijo hoy a la prensa el comisario de Paz y Seguridad de la UA, Ramtane Lamamra, esta contribución del organismo panafricano no tiene precedentes.

Se espera, según Lamamra, que a la reunión de mañana asistan 20 representantes de países africanos y 17 de socios internacionales.

“Me consta que va a participar mucha gente y que van a producirse contribuciones significativas”, comentó Lamamra a los periodistas en la jornada de clausura de la XX Cumbre de la Unión Africana.

“Estamos esforzándonos -agregó el comisario- para asegurar la mayor cantidad de fondos posibles. Cuanto más consigamos, mejor se mantendrá la misión (de Mali) y durante más tiempo”.

La conferencia estará presidida por el nuevo jefe de turno de la UA, el primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn, y por el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, actual líder de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró hoy, en una rueda de prensa en Adis Abeba, que Naciones Unidas no tiene un presupuesto para participar en la misión de Mali en estos momentos, pero aclaró que la AFISMA tiene su total apoyo.

Ban aseguró también que hará llegar una propuesta para dedicar fondos a la crisis maliense al Consejo de Seguridad, que tendrá que reunirse para tomar una decisión sobre el asunto.

Hasta el momento, Japón ya ha indicado que contribuirá a la causa de Mali con 100 millones de dólares.

El Gobierno de Francia estará representado en la conferencia de donantes por su ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius.

Francia tiene asignados 3.700 militares a la operación en Mali, de los que 2.500 están en el país africano, según indicó el pasado día 26 el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

Francia está a la espera del despliegue en primera línea del frente de las fuerzas africanas.

El portavoz de la Comisión de la CEDEAO, Sunny Ugoh, señaló la semana pasada que más de 1.000 soldados, de los 3.500 prometidos por la CEDEAO para la AFISMA, ya han sido enviados a Mali para reconquistar el norte del país.

Otros países africanos ajenos a la CEDEAO, como Burundi y Chad, también han expresado su intención de aportar tropas a la misión.

La celebración de la conferencia internacional de donantes tendrá lugar después del final de la cumbre de la UA, en la que la crisis de Mali ha acaparado un gran protagonismo.

Mali vive una grave crisis desde el pasado 22 de marzo, cuando un golpe de Estado perpetrado por miembros del Ejército maliense derrocó al presidente elegido democráticamente, Amadu Tumani Turé.

Así, los militares protestaban por la poca atención que prestaba el Gobierno de Mali a la rebelión tuareg en el norte del país, pero el golpe no hizo más que agravar la situación en esa zona.

Aprovechando el vacío de poder tras el derrocamiento de Tuoré, el Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) proclamó el pasado abril unilateralmente la independencia de la región septentrional de Mali, que abarca 850.000 kilómetros cuadrados.

Sin embargo, diversos grupos yihadistas se hicieron fuertes en la región, cuyo control han arrebatado a los tuareg. EFE