Senado de EEUU promete proyecto de reforma migratoria este primer semestre

Tres senadores demócratas y dos republicanos presentaron hoy un marco inicial para una reforma migratoria en Estados Unidos que incluirá un camino hacia la ciudadanía para millones de indocumentados y que esperan que pueda ser presentado por la Cámara alta en este primer semestre.

En una conferencia de prensa conjunta, el demócrata Charles Schumer dijo que espera que el Senado tenga un proyecto de ley consensuado en marzo, para que la nueva reforma migratoria pueda ser votada por el pleno del Senado a finales del primer semestre o comienzos del segundo semestre.

“Aún tenemos un largo camino por delante, pero éste es un paso importante” para conseguir finalmente una reforma que permita la legalización de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, indicó Schumer.

El senador republicano por Florida, Marco Rubio, afirmó que “la inmensa mayoría de los 11 millones (de indocumentados) desea un mejor futuro y hay que buscar una solución que no contribuya a la inmigración ilegal y, a la vez, no sea injusta con aquellos que siguen las normas”.

El excandidato presidencial republicano John McCain, por su parte, aseguró que “2013 es la mejor oportunidad para aprobar la reforma migratoria. Si fallamos, creo que pasarán muchos años hasta que se vuelva a intentar arreglar este problema”, aseguró.

La propuesta presentada hoy por este grupo de senadores republicanos y demócratas incluye “la creación de una vía dura, pero justa, a la ciudadanía” para inmigrantes ahora en situación ilegal.

La iniciativa de reforma lleva la firma de los senadores republicanos Marco Rubio (Florida), John McCain (Arizona), Lindsey Graham (Carolina del Sur) y Jeff Flake (Arizona) y los demócratas Robert Menéndez (Nueva Jersey), Charles Schumer (Nueva York), Dick Durbin (Illinois) y Michael Bennet (Colorado).

El texto da preferencia para regularizar su situación a aquellos que llegaron a Estados Unidos siendo menores y han crecido y han sido educados en el país, así como a los trabajadores del sector agrícola y ganadero que durante largo tiempo han soportado situaciones laborales muy precarias.

El marco legal propuesto por el Senado tiene la intención de reparar un sistema que aseguran “roto” y que ha motivado que alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados se hayan visto abocados a vivir “en las sombras”.

Aquellos que hayan dejado que sus visados caducaran para quedarse en Estados Unidos de manera ilegal deberán someterse a controles de antecedentes y pago de multas e impuestos antes de optar a un permiso permanente o “green card”.

No obstante, los jóvenes que llegaron a Estados Unidos cuando eran menores, los llamados “dreamers”, y los trabajadores ilegales del sector primario tendrán preferencia en el proceso de legalización.

La propuesta incluye la creación de un sistema nacional de verificación de contratación de extranjeros que responsabilizará al empleador del intento de emplear a trabajadores sin papeles.

La propuesta de la Cámara alta también plantea que se cree un sistema más efectivo para controlar las entradas ilegales, reforzando los sistemas de control fronterizo, así como que se mejoren los programas de atracción de nuevos inmigrantes de manera legal. EFE