10 cosas que puedes saber de otro con sólo mirarlo

No hace falta que emitamos palabra alguna para que la persona que se encuentre delante de ti pueda deducir en unos cuántos minutos tu personalidad, pues recuerda que la imagen que proyectas ante los demás a través de tus movimientos corporales, tu forma de vestir y tu arreglo, dice mucho más que cualquier frase que salga de tu boca.

De contexto.com.ar

Por si fuera poco, no hace falta que alguien sea un psicoanalista expertísimo para describirte tal cual eres, pues sólo basta con observar a profundidad la mirada de alguien para saber cómo es, ya que como dice biomanantial.com, la mirada es el llamado “espejo del alma” y por lo tanto, plasma con exactitud el interior del ser humano.

Los sitios informe21.com y psicologiaparatodos.com te revelan algunas intimidades que puedes deducir de alguien con tan sólo mirarlo y en De10.mx te decimos 10 de estas cualidades o defectos que sobresalen sin que puedas hacer mucho para evitarlo.

1.Fíjate en los pies para saber si le interesas. Este es un tip para los caballeros que estén cortejando a una chica que aparentemente no quiere ceder a la petición de entablar una relación entre ustedes dos.

Las mujeres poseen esa habilidad de fingir poco interés por alguien; sin embargo, un estudio realizado en la Universidad de Manchester reveló que pueden controlar prácticamente todos los movimientos, menos el de los pies. Si ella, de pie, tiene los pies abiertos, entonces es un indicativo de que sí quiere algo más serio contigo.

2. Quiere seducirte. Cuando alguien busca enamorar a una persona, no necesariamente la mirará fijamente a los ojos; por lo regular, las personas bajan un poco el mentón y con los ojos semi abiertos, verá a la otra persona. A diferencia de otras miradas, ésta se prolongará por varios segundos más.

3. No puedes ocultar tus preferencias políticas. Según un estudio, aquellas personas que comulgan con ideas más liberales o de izquierda, cuando están platicando con alguien, tienden llevar la mirada hacia la derecha o bien, siguen con la vista aquello que su compañero mira con observación.

En cambio, la gente más de centro, un tanto conservadores, no dejarán de observar a los ojos al otro, pese a que esta persona pudo haberse distraído con algo más, pues tratará de intimidar con su mirada, ya que no les gusta que les ordenen qué es lo que deben hacer.

4. ¿Eres paranoico? Si te sientes amenazado en todo momento o tienes delirio de persecución, otra persona puede notarlo muy fácil, ya que alguien con estas características tiende a no ver a nadie de frente, sus pupilas se mueven de forma horizontal, yendo constantemente del lado izquierdo hacia el derecho.

5. Tu sexualidad. Desde hace mucho tiempo hemos escuchado sobre la teoría respecto al largo de los dedos. Originalmente se dice que la proporción entre el tamaño del índice y el anular está determinada por la cantidad de testosterona, es por ello que los caballeros tienen más largos los anulares y las mujeres los índices.

Pero si algún hombre o mujer tiene esos dos dedos de un largo similar o la inversa de lo establecido anteriormente, un estudio indica que probablemente tenga tendencias homosexuales. El pelo también podría ser un indicador de las tendencias sexuales. Una investigación encontró que los hombres gay tienen remolinos en dirección contraria a las agujas de un reloj.

6. Eres envidioso (a). Esta característica puede descubrirse si alguien posee una mirada muy fuerte, pesada y profunda. Además, siempre está fija y quien cae atrapado por estos ojos, comenzará a sentirse mal o incómodo.

7. Tus niveles de alcohol. Hace unos años se llevó a cabo un estudio que determinó que tanto hombres y mujeres de raza blanca y cuyos ojos son azules, verdes o grises pueden beber más que aquellas personas de ojos oscuros.

Según, la gente con ojos marrones o negros son más sensibles a ciertas sustancias y estímulos, por lo que es más factible que renuncien a seguir bebiendo. Algunas teorías también señalan que la cantidad de melanina de los ojos está íntimamente relacionada con la cantidad de neuronas aislantes del sistema nervioso central.

8. Ausentismo. Quizá te ha pasado en más de una ocasión que estás hablando con alguien más de un asunto relevante y pareciera que tu interlocutor ni te escucha. Podría ser que ese alguien te esté mirando a los ojos y aun sí denota ausencia. Estas personas tienen una mirada poco profunda y que pareciera ser un obstáculo con los otros.

9. Tu nivel socioeconómico. En el 2009, dos investigadores de la Universidad de California llevaron a cabo un estudio para saber si es posible conocer el nivel socioeconómico de las personas única y exclusivamente por cómo se comportan con los demás.

Los expertos descubrieron que la gente de mayor nivel social se comporta libremente, suelen ser inquietos y les gusta jugar con algún objeto mientras platican con otra persona, caso contrario a las personas con menos recursos, quienes gustan de escuchar al otro y le sonríen todo el tiempo.

10. Eres normal. Se dice que una persona está bien o sana cuando le gusta mirar a los demás siempre de frente, transmitiéndoles serenidad. Mantienen fija la mirada en lapsos de cinco segundos y parpadean frecuentemente. Escuchan a la gente con la que conversa e intervienen de forma frecuente en la charla, aunque no se olvida de ser moderado.