El Barça y el Madrid sellaron empate

(Foto: Archivo)

El Real Madrid y el Barcelona empataron este miércoles 1-1 en el partido de ida de las semifinales de la Copa del Rey de fútbol, dejando abierta la eliminatoria para la vuelta en la ciudad condal.

Cesc Fábregas marcó el gol de su equipo al cruzar un balón ante la salida de Diego López (51), pero a poco del final el joven francés Raphael Varane igualó de cabeza (81).

En un encuentro en el que ambos equipos tuvieron muchas imprecisiones, el Real Madrid salió muy decidido presionando muy adelantado y buscando dificultar la salida del Barça.

Los azulgranas, vigentes campeones de la Copa del Rey, tuvieron dificultades para desplegar su juego, en un encuentro en el que los barcelonistas tuvieron que esperar al segundo tiempo para encontrar su toque.

El Barça, sin embargo, contó con una gran ocasión en el minuto 21, cuando Xavi Hernández sacó una falta desde la frontal del área que pegó en el larguero de la portería defendida este miércoles por Diego López, el portero recién fichado al Sevilla por la lesión de Iker Casillas.

A un cuarto de hora del descanso, Xabi Alonso recuperó un balón en la frontal del área azulgrana para pasárselo a Callejón, quien prolongó a Karim Benzema, para que el francés soltara un tiro que se fue fuera por poco a la derecha de Pinto (27).

El descanso pareció sentar bien a los dos equipos que salieron mucho más centrados y colocados en el terreno de juego.

El Barça recuperó su estilo, controlando el balón y buscando más profundidad, y a los cinco minutos de la reanudación se adelantó en el marcador con un tanto de Fábregas.

Messi recuperó el balón en la frontal y pasó en profundidad al área donde apareció Fábregas para cruzar la pelota ante Diego López haciendo el 1-0 (51).

El gol dio seguridad a los azulgrana, mientras los blancos dieron un paso adelante y recurrieron a su mejor arma, los contragolpes y la rapidez de hombres como Cristiano Ronaldo u Özil para conseguir el empate.

Este llegaría en el 81 con un cabezazo de Varane a centro de Mesut Özil (81).

AFP