Fue a robar y salió trasquilado

En Alemania se vivió un extraño episodio, luego de que un ladrón asaltara un supermercado. El cajero del local se negó a entregar el dinero, activó la alarma, tomó un bate para su defensa. El delincuente lleno de sangre, por los golpes que le propinó el cajero, soltó su cuchillo y cayó en los brazos de la víctima. La policía logró detenerlo, tras la heroica actuación del cajero.

Publimetro.cl