Pepsi-Cola Venezuela solicita liberación de su azúcar de uso industrial retenida ilegalmente

Foto: Archivo

La retención ilegal de 8.520 toneladas de azúcar de uso industrial, propiedad de Pepsi-Cola Venezuela, ha puesto en situación delicada los niveles de inventarios de la empresa, que espera la liberación inmediata de esta materia prima indispensable para la elaboración de jugos y bebidas.

“Hemos hecho todo lo que nos corresponde ante los organismos competentes y el Gobierno Nacional no nos ha devuelto el azúcar retenida, que está debidamente permisada y almacenada en un depósito operado por la empresa Logística TBC, ubicado en La Victoria”, señaló Gustavo Grau, asesor legal de la compañía.

Los inventarios bajos de azúcar podrían obligar a la empresa a realizar paradas puntuales y progresivas en la producción de jugos y bebidas, a partir de la semana que viene. Oswaldo Graffe, director de Pepsi-Cola Venezuela, explicó que el azúcar retenida representa un inventario de 27 días de producción.

“Aunque el Gobierno Nacional ha autorizado despachos desde los centrales azucareros a nuestras plantas, estos cubren apenas 65% de nuestros requerimientos y los inventarios están por debajo del mínimo requerido para garantizar la continuidad operativa en esta época del año”, aseguró Graffe.

“Hace dos semanas, teníamos 4.227,50 toneladas de azúcar industrial, que representaban 13 días de inventario. Hoy, solo contamos con 2.741,20 toneladas en nuestras 5 plantas, que equivalen a 8,6 días de inventario. Deberíamos tener al menos 8.500 toneladas”, explicó el director del negocio.

“Para Pepsi-Cola Venezuela 6 días de inventario es el nivel mínimo necesario de cobertura, porque desde que se solicita el azúcar industrial hasta que llega a las plantas, se requieren de 3 a 6 días”, indicó el ejecutivo.

“La única manera de que los inventarios vuelvan a los niveles adecuados para esta época del año es contando con las 8.520 toneladas retenidas ilegalmente. Solicitamos que nos devuelvan la materia prima necesaria para la producción de jugos y bebidas, pues de lo contrario se está comprometiendo el abastecimiento de estos productos en el mercado venezolano”, manifestó Graffe.

El director general del negocio aseguró que la empresa está haciendo su máximo esfuerzo para seguir cumpliendo “con su compromiso inquebrantable con la seguridad alimentaria de la población, pero esta situación pone en riesgo su continuidad de producción”.

Ya está publicado en la página web de Empresas Polar un reporte detallado de los inventarios de azúcar de uso industrial de Pepsi-Cola Venezuela, en cada una de sus plantas y almacenes. El informe será actualizado periódicamente.

Lo que corresponde legalmente

Gustavo Grau, asesor legal de la compañía, insistió en que Pepsi-Cola Venezuela importó las 8.520 toneladas de azúcar de uso industrial cumpliendo con todos los requisitos legales y con pleno conocimiento y colaboración del Ejecutivo Nacional.

Recordó que la compañía ha acudido al Instituto Nacional para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios (Indepabis) y a la Superintendencia Nacional de Silos, Depósitos y Almacenes Agrícolas (Sada) para presentar todos los documentos que acreditan la propiedad del azúcar industrial, así como la legalidad de su importación, distribución y almacenamiento.

La empresa solicitó formalmente una audiencia con el fiscal a cargo de la investigación penal y, hasta la fecha, no ha sido conferida. También presentó ante los tribunales una acción de protección de la materia prima almacenada en el resto de las instalaciones, para garantizar el cumplimiento de su responsabilidad constitucional en materia de seguridad alimentaria.

Empresas Polar