Persisten problemas de combustible en Canaima

Comunidades y operadoras turísticas denuncian la paralización del turismo en el parque nacional. Además de la escasez de combustible, está la carencia de alimentos y el deterioro de la pista de aterrizaje, única entrada al sector occidental de este espacio natural, informa Correo del Caroní.

El turismo se ve afectado por las fluctuaciones en el suministro de la gasolina para realizar los traslados en Canaima. Foto William Urdaneta/Archivo

Natalie García

Las limitaciones en la asignación de gasolina para Canaima continúan. Desde la semana pasada el Ejército restringió la venta del carburante a 1.600 litros por operadora a la semana, el equivalente a lo que entra en un vuelo modelo Antonov, que son las aeronaves indicadas para llevar ese tipo de carga.

Ramón Simon, capitán de la comunidad indígena que habita dentro del Parque Nacional del mismo nombre, informó que la situación empeoró pues en el acuerdo alcanzado el año pasado con las autoridades, los miércoles eran de atención exclusiva para las operadoras del poblado.

En la actualidad no existe tal suministro exclusivo, y ahora deben hacer la cola junto a pescadores y habitantes de La Paragua, municipio Angostura, desde donde se surten del combustible. Esto propicia una mayor inversión de tiempo de cada empresario en la compra de la gasolina.

Señala Simon que la semana pasada, por ejemplo, tardaron día y medio haciendo la cola para poder comprar los 1.600 litros de gasolina, ayer fue más rápido porque había gasolina suficiente y la cola corrió con cierta celeridad.

Lamenta el dirigente indígena que entre las autoridades castrenses no exista la comprensión para con el turismo, e indicó que mientras más difícil pongan la venta del combustible, más daño hacen a quienes viven de los visitantes en Canaima y a la imagen de uno de los principales destinos del país, donde está situado el Salto Ángel (Kerepacupai Vená), la caída de agua más alta del mundo.

Durante el fin de semana hubo una reunión entre la comunidad y las autoridades militares destacadas en Canaima, allí exigieron la solución de dos puntos: escasez de alimentos y las dificultades en el suministro de combustible.

Sobre los alimentos, el domingo hubo un operativo de Pdval donde fueron repartidas 12 toneladas, 8 de ellas en la comunidad y el resto en sitios aledaños que también son pueblos pemón.

En dicha reunión acordaron una respuesta este lunes, pero fue hasta ayer cuando supieron que la crisis de combustible se extenderá. Debido a esto el capitán Ramón Simon tiene previsto convocar una reunión con las operadoras y la comunidad y fijar posición, así como las acciones a implementar para que haya una salida pronta al problema.

También indicó que están por exigir respuesta a otro gran problema que los aqueja; el mal estado de la pista de aterrizaje, la cual no es intervenida desde la década de los años 80 y es el único sitio de ingreso al lugar, cuyo acceso es aéreo. Sólo una empresa está volando a la zona; la estatal Conviasa dejó de hacerlo desde 2012 y esto ha incrementado el costo de los boletos notablemente.