Diego J. González: PDVSA no está bien

Publicado en: Opinión

La estatal petrolera PDVSA acaba de presentar el Balance de la Deuda Financiera Consolidada de la Casa Matriz y sus filiales al 31 de diciembre de 2012, debidamente auditado por KPMG, con la alarmante cifra de Deuda Financiera Consolidada de 40.026.000.000 dólares americanos (detalles en la Tabla abajo). KPMG aclara que:

(…) El balance de la deuda financiera consolidada ha sido presentado considerando únicamente el endeudamiento con instituciones financieras, emisiones de deuda y los arrendamientos financieros; por consiguiente, se excluyen otros pasivos y obligaciones como: cuentas por pagar a proveedores, impuesto sobre la renta por pagar, beneficios a empleados y otros beneficios post-retiro, acumulaciones y otros pasivos, intereses por pagar y provisiones; así como también, los saldos relacionados con las actividades del Fondo Simón Bolívar para la Reconstrucción y ciertos documentos de pagos con entidades y organismos gubernamentales de la República Bolivariana de Venezuela, el Banco Central de Venezuela (BCV) y con organismos e instituciones no financieras…

Es decir, que la deuda de PDVSA es mucho mayor, inclusive la anterior nota de KPMG confirma que no incluye los pasivos laborales de los más de 20.000 trabajadores expulsados entre 2002 y 2003, ni la deuda con los jubilados por la falta del pago de intereses de su Fondo, ni aporte alguno a los arbitrajes que posiblemente pierda la estatal.

Con respecto a la elevada deuda financiera de PDVSA, como referencia nos permitimos recordar que con fecha 10 de marzo de 1999 Espiñeira, Sheldon y Asociados presentó los Estados Financieros de PDVSA auditados correspondientes al año 1998, y la cifra de la deuda era de 7.102.000.000 de dólares americanos (US$), un aumento de 563,6% entre las dos fechas. Inclusive, ya en 2010 era de 21.346.000.000 US$, y en 2011 32.496.000.000 US$ (40% mayor que en 2010). Incrementos que deben ser explicados.

La Casa Matriz ha asumido el 94,24% de la deuda. Este endeudamiento no ha servido para aumentar la producción de petróleo, ya que al cierre de 1998 el promedio anual de producción de petróleo fue de 3.329.000 barriles diarios (PODE 2007-2008, pág. 66) y según cifras enviadas por PDVSA a la OPEP la producción promedio para 2012 fue de 2.804.000 barriles diarios (aunque las fuentes secundarias de la que se nutre la OPEP dicen que fue apenas de 2.357.000 b/d). Así, en el periodo 1999-2012 aumentaron las compras de crudo y derivados para cumplir con los compromisos en el exterior y en el mercado interno; por lo demás, no se ha construido una nueva refinería, ni una nueva planta petroquímica, ni una nueva planta de procesamiento de gas natural, ni la red de gasoductos nacionales prometida para la gasificación masiva de las ciudades y pueblos, el mercado interno está en déficit (se importa gasolina y gas natural), no hay una nueva burbuja de gas de las áreas costa afuera, etc…

La deuda contraída por la Casa Matriz la conforman bonos no garantizados, préstamos garantizados, certificados de inversión y facilidades de crédito. Las filiales tienen la deuda en facilidades de crédito, arrendamientos financieros y bonos garantizados. Esta deuda esta contraída mayormente en dólares, y montos menores en bolívares, yenes y euros.

Es de resaltar que en el Informe de KPMG de la deuda de 40,3 millardos de dólares, solo están justificados 2,48 millardos de dólares, es decir apenas el 6,2 % de la misma, de la siguiente manera: 930 millones de dólares (M$) para las carteras crediticias de los sectores agrícola y manufacturero, 500 M$ para la compra de bienes y servicios petroleros, 478 M$ destinados a la modificación y expansión de la refinería de Pto. La Cruz, 257 M$ para financiar la construcción de buques aframaxes y 176 M$ para financiar la construcción de buques asfalteros, 78 M$ para financiar inversiones en el sector refinación, y 61 M$ para financiar el pago de buques tipo Panamax que PDVSA América adquirió en 2009. KPMG destaca que gran parte de los contratos de la deuda incluyen opciones de pago en efectivo o mediante la entrega de petróleo crudo y productos a precios de mercado. En el caso de CITGO los préstamos están garantizados por la participación de la empresa en las refinerías de Lake Charles, Corpus Christi y Lemont. La estatal debería explicar con detalle a que está dedicando el 93,8% de esa deuda. Por Estatutos ello es responsabilidad exclusiva de la Junta Directiva de PDVSA.

Esta situación se agudizará porque PDVSA no tiene recursos (liquidez) para hacer el 60% de las inversiones que le corresponden en la producción de las empresas mixtas en las áreas tradicionales (23,6% de la producción), y ni hablar las que se requieren para elevar la producción de la Faja del Orinoco (24,5%) acorde con sus planes; ni las inversiones para mantener la producción de petróleo y gas natural de las áreas que explota como “gestión directa” (51,9%), si quiere llegar a una producción auditada de por lo menos 2.700.000 barriles diarios para el 2015 y seguir subiendo. Inversiones que PDVSA estima en 47.587 millones de dólares solo para 2013.

Pdvsa_deuda_financiera_consolidada_2013

Referencia: http://www.pdvsa.com/. Informes Financieros-Balance de la Deuda Financiera Consolidada, al 31 de diciembre de 2012 y cálculos propios.

Diego J. González Cruz, PE. Senior Associate E&P and Natural Gas
GBC Global Business Consultants (www.gbc-laa.com)
E-mail[email protected]Webhttp://coener2010.blogspot.com/

,

Comments are closed.