La nueva verdad o la nueva mentira del autor del atentado contra Juan Pablo II

El ex terrorista turco y autor del atentado del 31 de mayo de 1981 contra el Papa Juan Pablo II, Mehmet Ali Agca, aseguró que fue el ayatolá iraní Ruholla Jomeini quien le ordenó disparar contra el pontífice

El autor del atentado en 1981 contra el papa Juan Pablo II, el turco Mehmet Ali Agca, aseguró que el líder espiritual de la revolución iraní, el ayatolá Jomeini, fue la persona que ordenó matar al pontífice, en un libro divulgado el viernes en Italia que ha causado escándalo, informa Afp.

En este libro, escrito en primera persona y con el título “Me prometieron el paraíso. Mi vida y la verdad sobre el atentado al Papa”, Agca, que ha dado numerosas y extravagantes versiones sobre los autores intelectuales del atentado, sostiene que lo adoctrinó en Irán el ayatolá Jomeini, al que conoció tras haber escapado de una cárcel turca por el asesinato de un periodista.

“Querido Alí, es la voluntad de Alá. No tengas dudas. Debes matar al Papa en nombre de Alá. Debes matar al portavoz del diablo en la Tierra, al vicario de Satanás en el mundo”, le dijo Jomeini durante una charla nocturna, según escribe Agca.

El líder de la revolución iraní de 1979 habría aleccionado así al turco Agca, militante del grupo de extrema derecha Lobos Grises y autor de numerosos actos de violencia en la década de los 70.

“Mata por él, mata al Anticristo, mata sin piedad a Juan Pablo II, y después quítate la vida para que la tentación de la traición no ofusque tu gesto”, le instó Jomeini a Agca, quien purgó casi 30 años de cárcel en prisiones italianas y turcas por la tentativa de asesinato del Papa y otros crímenes cometidos en Turquía.

“Ese derramamiento de sangre será el preludio de la victoria del Islam en todo el mundo. Tu martirio será recompensado con el paraíso, con la gloria eterna en el reino de Alá”, rememora el extremista turco, quien tenía entonces 23 años.

En el libro, publicado por la editorial Chiarelettere, Agca describe con detalles la histórica reunión que sostuvo con Juan Pablo II, el cual no sólo perdonó públicamente a su agresor, sino que fue a visitarlo en su celda de la cárcel romana de Rebibbia en 1983.

“¿Quién te ordenó matarme?”, sostiene que le preguntó el pontífice polaco durante el encuentro, tras prometerle que no revelaría a nadie su confesión.

“Así como te he perdonado a ti, los perdono a ellos”, fue la respuesta de Karol Wojtyla tras la revelación de Agca de que fueron los iraníes y no los comunistas, — entre las pistas la más creíbles– los que lo habían reclutado para matar al Papa.

Esa versión fue tajantemente desmentida por el potavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

“No es verdad que Agca haya hablado con el Papa del ayatolá Jomeini y de Irán como autor intelectual del atentado durante la conversación en la cárcel, ni de una pista islámica”, aseguró Lombardi.

“Tampoco es verdad que haya invitado a Agca a convertirse al cristianismo y que le haya escrito una carta”, precisó el religioso.

Las “nuevas falsedades” de Agca, como las tildó Lombardi, se suman a las “más de cien versiones” que Agca ha dado sobre los motivos que lo llevaron a disparar contra el papa Juan Pablo II en plena plaza de San Pedro.

Poco después de haber sido arrestado, Agca sostuvo que actuó solo, más tarde sugirió la “pista búlgara”, en la cual habría estado involucrado el régimen comunista soviético.

En el libro, Agca cuenta toda su vida, desde la infancia y asegura que “vivió por años en el error nazifascitaislámico” y asegura que está arrepentido.

“Hoy en día sé que Jesús es la mejor persona que ha andado por los caminos de este mundo”, escribió.

Afp