FARC se comprometió a liberar a los policías secuestrados

Foto: Reuters

Las FARC se comprometieron hoy a liberar a dos policías y a un soldado secuestrados en los últimos días, después de una semana marcada por un repunte del conflicto en Colombia y las tensas declaraciones públicas de la guerrilla y el Gobierno, que negocian la paz en La Habana.

Las FARC divulgaron hoy un comunicado en su página web en el que reconocieron tener en su poder a los policías Cristian Camilo Yate y Víctor Alfonso González, desde el pasado 25 de enero, y a un soldado que no identificaron, desde el pasado martes.

“Comunicamos a sus familiares que ellos se encuentran en buenas condiciones y recibiendo un trato respetuoso y digno. Procederemos a hacer las gestiones del caso para ponerlos en libertad con intermediación de Colombianos y Colombianas por la Paz y con el acompañamiento del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)”, indicó la cúpula o Secretariado desde las “montañas de Colombia”.

Tanto la líder de Colombianas y Colombianos por la Paz, la exsenadora Piedad Córdoba, como la portavoz del CICR, María Cristina Rivera, confirmaron haber recibido la solicitud de los rebeldes y dijeron estar dispuestos a participar en la liberación, para la que no hay una fecha definida.

Rivera explicó a Efe que lo que resta ahora es “comenzar el proceso de coordinación con las partes concernidas y conocer el lugar y el día en que se daría la liberación para echar a andar el operativo logístico”.

Las FARC han entregado más de treinta secuestrados en el pasado bajo este modelo de cooperación con el grupo de Córdoba, el CICR y el Gobierno de Brasil, que habitualmente presta los helicópteros.

Esta propuesta está pendiente de la autorización del Gobierno de Colombia. El presidente, Juan Manuel Santos, todavía no se ha pronunciado sobre el asunto, pero sí lo hizo su ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras.

“Mi apreciación es que no se requiere ningún protocolo si en verdad eso existe, la voluntad, hay que liberarlos de manera inmediata”, aseveró el ministro en declaraciones a medios.

Esta es la primera vez que se habla del cautiverio del soldado, identificado por medios locales como Josué Meneses, quien al parecer fue secuestrado en los combates que el pasado martes enfrentaron al Ejército con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Policarpa (Nariño, suroeste).

Tras estos enfrentamientos, el Ejército sólo había informado de la muerte de cuatro soldados y de que otros dos resultaron heridos.

Y es que en la pasada semana se registraron enfrentamientos en varios puntos del país, ofensivas y bombardeos militares, un “paro armado” en vías de ser superado, hostigamientos, un atentado guerrillero contra una patrulla, que se saldó con la muerte de tres policías y hasta el secuestro por las FARC de tres ingenieros y su inmediata puesta en libertad al día siguiente.

Este repunte del conflicto se registró en paralelo a las declaraciones de los portavoces de las FARC y el Gobierno desde Cuba y Colombia sobre lo que estaba sucediendo en el campo de batalla, sin que se haya quebrado la voluntad de las partes de ponerle fin al conflicto mediante el diálogo.

Las FARC reivindicaron en un comunicado su “derecho” a tomar “prisioneros de guerra” en el marco del conflicto, lo que el Gobierno ha rechazado al considerar que el término jurídico idóneo no es el utilizado por la guerrilla, sino el de “secuestrados”.

Además, el expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) se sumó al cruce de declaraciones al pedirle a Santos, el mismo día que presentó su proyecto político, que suspenda el proceso de paz en tanto que la guerrilla sigue secuestrando.

En respuesta, las FARC tildaron hoy al exmandatario de “mafioso” y “paramilitar”, críticas que rechazó el Gobierno colombiano a través de un comunicado.

EFE