Más de 2 mil rescatistas siguen buscando víctimas en México

Foto: Reuters

Unos 2.500 rescatistas siguen hoy con la remoción de escombros y con ayuda de perros entrenados buscan posibles víctimas en el edificio de Pemex donde hubo una explosión el jueves que dejó 33 muertos y más de un centenar de lesionados.

“Continúan las labores de rescate en toda la zona afectada, está presente personal de Gobernación, Protección Civil, Ejército, Armada, Cenapred, y por supuesto de Pemex”, explicó a los medios una fuente de Pemex.

El director general de Pemex, Emilio Lozoya, visitó hoy el edificio e hizo un recorrido para supervisar los trabajos que realizan las cuadrillas que participan en las tareas de rescate.

Más tarde, Lozoya se dirigió a diversos velatorios de empresas funerarias para ofrecer su pésame a los familiares de los trabajadores fallecidos.

Pemex dio a conocer hoy en su página web los nombres de 32 de las 33 personas fallecidas hasta ahora, y “solo falta identificar a una mujer, quien permanece como desconocida”, agregó la misma fuente de la empresa pública.

Explicó que hasta ahora no se han encontrado más personas atrapadas o cuerpos de más víctimas, trabajos en los que participan activamente los equipos del Ejército, la Marina y la Policía Federal con perros entrenados.

El pasado jueves ocurrió un estallido en uno de los edificios del complejo corporativo de Pemex en la capital mexicana, cuyas causas y mecanismos se desconocen debido a que, según reportes oficiales, no hubo incendio ni humo ni olores a sustancias inflamables.

La fuente de Pemex explicó que desde el pasado jueves por la tarde que comenzaron los trabajos de rescate se han sacado cientos de toneladas de escombros que se están trasladando a los terrenos de lo que fue la refinería de Azcapotzalco.

En las calles cercanas a la zona afectada, en el barrio capitalino de Anzures, continúa un cerco establecido por el Ejército mexicano, que activó un plan especial con el fin de facilitar las labores de rescate y remoción de escombros.

En la zona permanecen trabajando numerosos equipos de emergencia, ambulancias, retroexcavadoras y palas mecánicas, incluso un vehículo antibombas, según comprobó Efe.

Los patios de el edificio de Pemex continúan acumulando todos los escombros extraídos de la zona siniestrada, principalmente muebles y artefactos de oficina destruidos y completamente aplastados, así como pedazos de concreto, muros, tabiques, cables rotos y todo el sistema de señalización, incluyendo las alarmas de emergencia.

La fuente indicó que las 2.500 personas que trabajan en la zona han sido vacunados contra el tétanos y contra la influenza, para evitar complicaciones en los trabajos de levantamiento de escombros.

Aseguró que la Torre de Pemex, un edificio de 56 pisos, no sufrió ningún daño y se encuentra en condiciones normales, y aunque no está en operación debido a que se cortó la luz y el agua, se prevé que el próximo martes se pueda reactivar.

Desde hoy y hasta el lunes, que será festivo en México, en todos los edificios públicos en el país las banderas mexicanas se encuentran a media asta debido a que el presidente Enrique Peña Nieto decretó tres días de luto a nivel nacional.

EFE