Creador de Dragon Ball fue premiado en el festival de cómics más grande de Europa

El dibujante satírico holandés Willem, conocido por sus ilustraciones para publicaciones francesas como la revista “Charlie Hebdo” o el periódico Libération”, fue galardonado hoy con el Gram Premio de la 40 edición del Festival Internacional del Cómic de Angulema, en el oeste de Francia.

El premio al mejor álbum fue para el segundo tomo de la serie “Quai d’Orsay. Chroniques diplomatiques”, de la editorial Dargaud, con dibujos de Christophe Blain y guión de Abel Lanzac, seudónimo de una fuente diplomática anónima.

Willem Holtrop, al que se conoce simplemente como Willem, fue premiado a los 71 años en este festival, el mayor de historietas de Europa, por el conjunto de su obra, iniciada en el movimiento “underground” holandés de inicios de los años setenta.

Residente en Francia desde hace más de cuatro décadas, Willem cuenta con cerca de cincuenta álbumes publicados -generalmente en pequeñas editoriales como Cornélius o L’Association-, aunque su mayor prestigio en el medio proviene de su trabajo en la prensa.

El autor, dueño de una ácida mirada que arroja sobre el mundo que habita, suma su nombre a un palmarés de figuras del noveno arte como Art Spiegelman, José Muñoz, Zep, Albert Uderzo, Robert Crumb, Enki Bilal, Jacques Tardi o Moebius.

El festival, como ya había ocurrido en otras ocasiones, decidió además conceder un premio especial, que recayó sobre el conjunto de la obra del japonés Akira Toriyama, de 57 años y autor de “Dragon Ball”, el manga más vendido de la historia.

En cuanto al mejor álbum del año de Angulema, “Quai d’Orsay. Chroniques diplomatiques”, se trata de un éxito comercial que ha comercializado más de 100.000 títulos y que coloca al personaje Alexandre Taillard de Vorms en la piel de Dominique de Villepin como ministro francés de Exteriores.

En esa segunda entrega de la serie, Taillard de Vorms deberá pronunciar un discurso en nombre de Francia contra del supuesto hallazgo de armas de destrucción masiva en un ficticio país, lo que propiciaría su invasión estadounidense.

La obra de Blain, que ya había ganado ese galardón en 2002 con “Isaac le pirate”, será adaptada al cine por Bertrand Tavernier, que colocará a Thierry Lhermitte en el papel del jefe de la diplomacia gala.

“Quai d’Orsay. Chroniques diplomatiques” toma el relevo del canadiense Guy Delisle, que ganó la pasada edición con “Chroniques de Jérusalem” con un diario sobre el año de vida que pasó viviendo en esa ciudad cuando su pareja trabajaba allí para una ONG.

El premio especial del jurado de la 40 edición del festival fue para “Le Nao de Brown”, de Glyn Dillon (Akileos), relato sobre la vida de una anglo-japonesa en Londres que fusiona el encanto de esa mezcla de culturas populares con un estudio sobre las obsesiones compulsivas de su protagonista.

“Aâma , tome 2″, de Frederik Peeters (Gallimard), recibió el galardón a la mejor serie por un trabajo de ciencia ficción y “Automne”, de Jon McNaught (Nobrow), se llevó el premio a la mejor revelación.

El premio Patrimonio fue concedido a “Krazy Kat” (1925-1929), de George Herriman (Les rêveurs), una referencia del cómic estadounidense.

Fue también reconocido con el premio Polar SNCF “Castilla Drive”, de Anthony Pastor (Actes Sud/ L’an 2); de “Tu mourras moins bête”, de Marion Montaigne (Ankama), con el premio del público; “Les Légendaires Origines. Tome 1″ de Sobral y Nadou (Delcourt); y “Dopututto Max”, del la editorial Misma, con el premio al cómic alternativo.

EFE