Cuidado con los tatuajes playeros

De vacaciones, habitualmente estando en la playa, surge la idea de hacerse un tatuaje. Si bien esto puede ser algo que no represente mayores riesgos a la salud, es necesario considerar que existen complicaciones relacionadas, por lo que lo ideal es estar seguros e informados.

Publimetro.cl

Para exponer algunas de las situaciones que pueden generar la aplicación de tatuajes, la dermatóloga de Clínica Vespucio Dra. María Laura Cossio se refiere a las principales reacciones asociadas y entrega algunas recomendaciones para evitar los inconvenientes.

Cuando se ha tomado la decisión de realizarse un tatuaje, “es necesario preocuparse de las medidas preventivas e higiénicas del establecimiento en el que se lo realizará”, señala la especialista.

Algunos tipos de infecciones y reacciones de la piel ante un tatuaje son:

-Infecciones cutáneas locales: se trata de aquellas que se generan por la penetración de un microorganismo a través de la piel. “Las más comunes son las de origen bacteriano, y se producen por la falta de medidas antisépticas que debe tener quien realiza el tatuaje. También influye el material que se utilice, que debe ser estéril, y los cuidados posteriores. Cuando se presentan, es necesario tratar este tipo de infecciones a tiempo para evitar que se extiendan a otras zonas del cuerpo”, señala.

-Infecciones virales: dentro de estas, pueden aparecer desde verrugas hasta herpes simples en el sitio del tatuaje.

-Transmisión de enfermedades que normalmente se transmiten a través de la sangre y fluidos: en el caso de los tatuajes, esto podría producirse si se utilizara un instrumento no estéril, que antes haya sido usado por una persona que posea la infección. El mecanismo es similar al contagio por el uso de agujas y jeringas contaminadas. “Hoy en día, esto es muy poco frecuente porque la mayoría de quienes se realizan tatuajes lo hacen en sitios especializados, donde las medidas de asepsia son óptimas. Entre este tipo de infecciones están la hepatitis B y C y el VIH (Sida)”, detalla.

-Reacciones alérgicas: existen diversos tipos de reacciones ante los pigmentos de los tatuajes. El tipo de pigmento influye, ya que algunos tienen más derivados vegetales o minerales, y por lo tanto, mayor riesgo de reacciones alérgicas asociadas. En general, los pigmentos más sintéticos se asocian menos a reacciones alérgicas. Respecto a los tatuajes temporales, “No son tan raras la reacciones alérgicas en los tatuajes de henna, que básicamente utilizan pigmentos vegetales, sobre todo en las personas que se lo realizan en verano y después de hacérselo están expuestas al sol, ya que se produce una reacción llamada fototóxica, caracterizada por aparición de granitos y pequeñas ampollas muy pruriginosas”, agrega.

Lamentablemente no hay forma de saber si habrá o no una reacción alérgica a los pigmentos, ya sean en tatuajes temporales o definitivos, “porque los mecanismos inmunológicos por los que se producen son variados”, comenta la dermatóloga de Clínica Vespucio.

Algunas recomendaciones a considerar antes de realizarse un tatuaje son:

-Comprobar las condiciones de higiene del establecimiento y del personal que realiza el tatuaje.

-Verificar que el material a utilizar se encuentre esterilizado y sea de preferencia desechable antes de su uso.

-Si la persona que se realizará el tatuajes es menor de edad, debe contar con la autorización de un adulto que se haga responsable de las eventuales complicaciones pueda haber.

En el caso de que se haya hecho el tatuaje:
-Evite los baños de inmersión prolongada durante dos semanas.

-No exponerse al sol hasta que las costras se hayan desprendido si es un tatuaje definitivo, y en ningún momento si se trata de un tatuaje temporal.

-Consulte oportunamente en caso de aparecer cualquier complicación.