Mujica come en la calle y compra una rifa (Video)

(Foto Efe)

Un vídeo en el que se ve al presidente uruguayo José Mujica almorzando en una terraza de un restaurante en la ciudad de Carmelo junto a su esposa, la senadora Lucía Topolansky, su perra Manuela, y comprando en una rifa a un transeúnte, acapara la atención de miles de personas en las redes sociales.

El vídeo fue difundido en la página digital de Radio Carmelo y muestra el presidente distendido durante sus recientes vacaciones de verano, tomando un helado mientras es saludado por varias personas que pasan por el lugar.

La difusión del vídeo tiene lugar después de que la publicación de la foto de Mujica comiendo en ese restaurante popular de Carmelo con gorra y zapatillas deportivas, causara sensación en Facebook.

Mujica y su esposa, que suelen recorrer de incógnito y sin escoltas diferentes lugares del país, dialogan con los transeúntes, un joven se acerca para venderle una rifa y un periodista radial que se enteró de la presencia fue invitado a sentarse a la mesa para conversar con la pareja.

“No nos gustan los borbollones (multitudes). Nos sentamos acá, medio de incógnito a comer unos tallarines y tomar un heladito. Nos ubicamos fuera del local porque vinimos con la perrita”, explicó Topolansky.

Mujica, por su parte, estimó que la zona de Carmelo, en el departamento de Colonia, a unos 200 kilómetros de Montevideo, “está llamada a la prosperidad” pero también “a los problemas, porquerías e inmundicias, porque el paquete del progreso trae de todo”.

El presidente destacó que la inversión argentina en la zona es “portentosa” y como Buenos Aires “se desborda” los inversores “vienen para este lado” y “pagan por las chacras (tierras) un valor que ni (que fueran utilizadas) para plantar cocaína”.

Mujica exhortó a la gente de Carmelo a “mantener lo bueno de la zona” porque “lo peor son los cambios culturales”, afirmó.

Carmelo está separada de Buenos Aires por el Río de la Plata y en su puerto es habitual ver decenas de embarcaciones propiedad de argentinos, que tienen negocios y residencias de descanso en la zona.

Antes de retirarse con su perra Manuela debajo del brazo y conduciendo él mismo una camioneta de la Presidencia, el jefe de Estado accedió a tomarse varias fotografías con grupos de paseantes.

Mujica y Topolansky pasaron sus vacaciones de verano en la estancia (residencia de campo) presidencial de Anchorena, ubicada próxima a Carmelo.

El jefe de Estado uruguayo, a quien algunos medios de comunicación bautizaron como el “presidente más pobre del mundo”, vive en una chacra de la periferia de Montevideo, donde continúa cultivando flores y hortalizas y los fines de semana maneja su tractor, según dijo mas de una vez, para pensar mejor en contacto con la naturaleza.

El presidente, de 77 años, un exguerrillero tupamaro que pasó catorce años preso la mayoría durante la dictadura uruguaya (1973-1985) y algunos en duras condiciones, tiene un patrimonio de 212.000 dólares (160.000 euros) y dona casi el 90 % de su sueldo, de unos 12.000 dólares mensuales (9.000 euros), a su partido, la coalición de izquierda Frente Amplio, y al Plan Juntos, ideado por él para la construcción de viviendas sociales. EFE