Se creía la “reencarnación de Jesucristo” y reclutaba esclavas sexuales

Autoridades federales mexicanas desmantelaron una extraña secta que supuestamente dirigía una organización dedicada al secuestro de mujeres para explotarlas como esclavas sexuales, en la frontera con Estados Unidos.

Publimetro.cl

La secta Defensores de Cristo reclutaba a mujeres para tener relaciones sexuales con un español que aseveraba ser la reencarnación de Cristo. Las seguidoras eran sometidas a trabajos forzados o actividades sexuales que incluían prostitución, de acuerdo a Myrna García, consejera general de Ravics, un grupo de defensores de las víctimas desde New Jersey, con quien pudo hablar Publimetro.

La Policía Federal mexicana, agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y autoridades judiciales allanaron una casa en Nuevo Laredo, ciudad fronteriza con Laredo, Texas, la semana pasada donde encontraron a los integrantes del culto, incluyendo niños, que vivían en condiciones de hacinamiento. El resultado de la operación dejó 14 extranjeros detenidos y 10 mexicanos, la mayoría mujeres víctimas de los líderes de la secta, el español Ignacio González de Arriba y el venezolano José Arenas Losanger Segovia.

La secta, con el nombre “Defensores de Cristo”, operaba desde 2010 en los estados norteños de Coahuila y Tamaulipas, según informó el Instituto Nacional de Migración (INM).

No solo carecía de registro ante las autoridades, sino que además sus responsables “cobraban diversas cantidades de dinero a través de lo que denominaban ‘pago de diezmo’” a personas a las que presuntamente mantenían secuestradas, informó el INM. Además prometían la salvación eterna y curar enfermedades mediante técnicas milagrosas.

“De acuerdo a las denuncias de familiares de los plagiados, los extranjeros privaban de la libertad a personas de varias edades, a las que les exigían realizar trabajos forzados para que pagaran la cuota convenida”, agrega la defensora de las víctimas en Estados Unidos.

Resucitar muertos, alargar penes y generar hasta veinte orgasmos en una mujer. Eran solo algunos de los milagros que Ignacio González de Arriba, un asturiano autoproclamado nuevo Jesucristo, prometía enseñar a quienes se sumaban a los Defensores de Cristo. Quien quisiera formar parte del núcleo más selecto tenía que pagar hasta 100 mil euros.

En el sitio de internet www.amarjesucristo.com, que la prensa mexicana vincula con la secta, aparece retratado el ciudadano español, lo identifica como “Maestro Fenix (el Dr. Ignacio González)” y asegura que tiene similitudes físicas con Jesucristo.

Análisis

Víctor Flores, miembro de la red de apoyo a víctimas de sectas en México, informó a Publimetro que hay cerca de 4 mil víctimas en al menos 84 países de los Defensores de Cristo.

En México, esta agrupación, calificó Flores, ha sido una de las más peligrosas que hayan identificado las autoridades del país. Pero no sólo México es blanco fácil para este tipo de grupos de manipulación psicológica, sino que también el resto de Latinoamérica lo es por la falta de leyes y atención a víctimas de las sectas.

Argumenta que la ley de Libertad de creencias es una protección para la reproducción de estos grupos que buscan aprovecharse de la debilidad psicológica de los individuos.