El presidente Chávez mejora, pero no aparece públicamente

(Foto Afp)

Hoy se cumplen dos meses desde que el presidente Hugo Chávez informó al país sobre la reincidencia del cáncer que lo aqueja y la necesidad de viajar de emergencia a Cuba para operarse por cuarta vez. Mañana se cumplirán dos meses desde su última aparición pública: una reunión televisada de Chávez con el Alto Mando Militar y Político en Miraflores el 9 de diciembre en la noche.

MARU MORALES / El Nacional

Dos meses han pasado desde que el primer mandatario instruyó al Gobierno para que, en caso de no poder juramentarse el 10 de enero, se convocara una nueva elección presidencial y sus militantes votaran por el vicepresidente Nicolás Maduro. Aunque el TSJ interpretó en enero que Chávez no estaba ausente, él mismo dijo en una carta leída el 4 de febrero que lamentaba “estar ausente físicamente”.

Hasta la fecha se han divulgado 14 comunicados oficiales, identificados como tales y leídos por el ministro de Comunicación e Información Ernesto Villegas o Maduro. Tres de ellos se emitieron el primer día. Los demás fueron divulgados con intervalos de hasta cuatro días. Aunque desde el 11 de diciembre se informó sobre los “momentos de tensión” vividos en la operación, no fue sino hasta el 13 cuando se dio a conocer que Chávez tuvo un sangramiento imprevisto durante la operación. Después de las elecciones, 18 de diciembre el Ejecutivo informó que el Presidente padecía una infección respiratoria. De ahí en adelante las informaciones oficiales se han referido reiteradamente a la mejoría progresiva y sostenida del paciente.

Lo último. Fuera de los comunicados, Maduro; el ministro de Ciencia, Jorge Arreaza; el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y el mismo Villegas han divulgado aspectos adicionales sobre el proceso de recuperación del primer mandatario nacional en una veintena de actos oficiales, media docena de entrevistas y unas cuantas ruedas de prensa. Durante la juramentación de los gobernadores del PSUV en diciembre, Maduro tocó el tema varias veces.

El 26 de enero Villegas indicó que la infección respiratoria fue superada y que la “evolución general” del paciente era favorable. El 29 de enero, desde Cuba, Arreaza aseguró que Chávez estaba “mandando más que un dinamo” e informó la aprobación de una serie de puntos de cuenta y decisiones de Gobierno. La más reciente información la emitió Cabello a su regreso de La Habana el 3 de febrero, cuando indicó que el Presidente continuaba su “recuperación paulatina y constante”. El señalamiento fue reiterado en el Museo Militar y en la plaza de Pagüita el 4 de febrero durante los actos alusivos a los 21 años del fallido golpe de Estado liderado por Chávez en 1992.

Lector de cartas. Hasta la fecha no ha habido un informe médico detallado, los especialistas que atienden al Presidente no han declarado y tampoco se ha ofrecido una fecha clara de retorno del Presidente al país.

A Chávez no se le ha vuelto a ver en videos ni en fotos, no se le ha vuelto a escuchar en llamadas telefónicas ni se le ha vuelto a leer en Twitter. La tradicional salutación de fin de año a la Fuerza Armada llegó en forma de carta y fue leída por Maduro el 30 de diciembre.

El presidente reelecto no se juramentó el 10 de enero: dos días antes Maduro envió una comunicación oficial al Parlamento en nombre de Chávez en la que solicitó una prórroga indefinida para tomar juramento. El primer mandatario no participó en las movilizaciones emblemáticas de su partido como la del 4-F; en su lugar envió un discurso con su firma que leyó Maduro. Chávez tampoco asistió a la cumbre de la Celac-UE en Chile; allí también envió un mensaje escrito, leído por el vicepresidente.

Cabeza visible. Desde el 10 de diciembre de 2012, cuando Chávez se fue a Cuba, el país ha atravesado sucesos importantes que directa o indirectamente han tenido a Maduro como cabeza visible del Gobierno.

El triunfo aplastante del PSUV en las elecciones regionales, el inicio del año judicial, la marcha oficialista y el plan de acción presentado por la oposición el 23 de Enero, la negativa de China a dar nuevo financiamiento a Venezuela, el cambio de fecha de los comicios locales por parte del CNE, el motín de Uribana que dejó 61 muertos, la detención de un alto ex funcionario del Gobierno iraní con un cheque millonario de origen venezolano y la petición de cárcel para diputados de Primero Justicia por supuesta corrupción han sido noticia estos dos meses.

En paralelo, el vicepresidente Maduro ha tenido jornadas de hasta tres actos de gobierno diarios transmitidos por el Sistema Nacional de Medios Públicos, y hasta dos cadenas de radio y televisión en un mismo día.

Ha inaugurado obras, dirigido consejos de ministros, designado a un vicepresidente encargado (figura que no existe en la Constitución), nombrado viceministros y entregado viviendas. Incluso se ha puesto la chaqueta tricolor popularizada por Chávez y Capriles en la campaña presidencial de 2012.

16 de diciembre de 2012

Los candidatos del PSUV a las elecciones regionales arrasaron con las gobernaciones. De los 23 estados, el oficialismo retuvo 17 y le arrebató 3 a la oposición para sumar 20 plazas. Nicolás Maduro ofreció la rueda de prensa de la victoria junto al jefe del Comando Carabobo, Jorge Rodríguez.

 10 de enero de 2013

En la fecha prevista constitucionalmente para la juramentación del Presidente electo ante la Asamblea Nacional, seguidores de Hugo Chávez se juramentaron simbólicamente. Días antes el TSJ dictaminó que el acto podría realizarse en cualquier otro momento ante el Poder Judicial.

15 de enero de 2013

En 2012 la presentación de la memoria y cuenta duró más de 9 horas. Este año no más de 15 minutos. Nicolás Maduro se limitó a entregar los informes al Poder Legislativo. “Un día solemne como este no le corresponde a un simple vicepresidente estar aquí parado. Finish de esta información. Muchas gracias” dijo y se fue.

4 de febrero de 2013

Por primera vez desde que llegó a la Presidencia, Hugo Chávez no estuvo presente en la celebración del fallido golpe de Estado que protagonizó en 1992. El acto político en el Museo Militar y la concentración de la militancia en la plaza Pagüita estuvieron encabezados por Maduro y Cabello.