El “streaming” compite con la televisión

Las páginas legales en streaming (reproducción en tiempo real)se han convertido en competidoras cada vez más serias de las cadenas de televisión tradicionales al lanzarse a la producción de sus propias series originales.

Netflix, actor mayor del sector en Estados Unidos, acaba de dar un contundente golpe al mercado al poner en línea simultáneamente los 13 primeros episodios de su serie “House of Cards”.

Con Kevin Spacey y Robin Wright delante de la cámara y con el director de “Fight Club”, David Fincher, detrás, el cartel de esta serie no tiene nada que envidiar a otras producciones que han contribuido a agrandar la reputación de cadenas de cable como HBO (“Sex and the City”, “Los Soprano”, “Game of Throne”) o Showtime (“Dexter, “Los Tudor”).

Por su parte, Netflix no esconde sus intenciones de reforzar su posición tras lanzar una primera serie con un casting menos prestigioso el año pasado, “Lilyhammer”, además de otros proyectos anunciados para este año.

De su lado, su competidor Hulu lanzó cuatro series originales en dos años y ya anunció tres más para 2013.

Incluso el gigante del comercio en línea Amazon se ha metido en esta carrera, con 11 pilotos en fase de producción principalmente de comedias y series para niños. La compañía anunció que convertirá en series completas aquellos que gusten más a sus abonados.

Sin embargo, para todos estos sitios webs el punto clave es lograr diferenciarse, subrayan los expertos.

Los productores están “intentado atraer a los abonados con contenidos únicos, exclusivos”, explica a la AFP Michael Corty, analista en Morningstar, que subraya que “los consumidores irán donde encuentren los mejores valores: puede ser la calidad del contenido, o el precio”.

La caza de acuerdos de difusión exclusiva, como el que consiguió Netflix para las películas de Disney a principios de diciembre o el anuncio reciente de que Amazon será el único portal que ofrezca la exitosa serie británica “Downton Abbey” en streaming, forman parte de la misma carrera por posicionarse en la emisión de contenidos.

“HBO hace esto desde hace 20 años”

Pero con la competencia creciente por conseguir la exclusividad de emisión de contenidos, que tiende a hinchar sus precios, las producciones originales se perfilan como una opción cada vez más atractiva. Uno de los grandes motivos es que “no se depende de terceros” como les ocurre a los grandes estudios, señala Michael Corty.

Los sitios web de streaming se sitúan así en una posición de igualdad frente a las redes de televisión, a las que antes casi complementaban al ofrecerles un canal de redifusión suplementaria para sus episodios antiguos.

Para Richard Greenfield, del gabinete de investigación BTIG, “‘House of Cards’ ilustra cómo Netflix se transforma en una red de cable digital”.

Además, la oferta de los sitios de streaming parece adaptarse mejor a las nuevas costumbres de los telespectadores que, con la explosión de las descargas de internet o de las ofertas de “televisión a la demanda”, se someten cada vez menos a la programación oficial de las cadenas.

“La batalla a largo plazo, es cuánto tiempo pasará la gente viendo la televisión de pago, y cuánto viendo programas en servicios como Amazon o Netflix”, se pregunta Michael Corty. Por el momento, estos últimos “no tienen un impacto mayor. Pero si (…) obtienen más abonados, esto aumentará la competencia por el tiempo de los consumidores”.

En este sentido, el banco Morgan Stanley predijo que “la expansión de su dossier de contenidos originales permitirá a Netflix aumentar a largo plazo su base de abonados para superar la de HBO”.

Sin embargo, la entidad bancaria subraya que estas inversiones en producciones originales “alcanzarán poco probablemente las de las grandes cadenas de cable”. Morgan Chase estima que estos gastos deberían alcanzar entre los 200 y los 300 millones de dólares este año, es decir, del 17% al 20% de los gastos totales de estos sitios en contenidos para Estados Unidos. Esta cantidad supone la mitad del presupuesto en programación de plataformas como HBO o Showtime.

Es por ello que estas cadenas de cable no parecen demasiado preocupadas. Netflix “hace un trabajo magnífico”, reconoció esta semana Jeff Bewkes, el director general de Time Warner, la casa matriz de HBO. Pero “HBO lleva haciendo esto desde hace 20 años y Netflix está apenas comenzando, lleva un tiempo el llegar a esta escala”.