Joven lleva 10 días secuestrado

Archivo

La madre de Ricardo de Jesús Jesús Márquez (18) sufrió un ataque de nervios durante la segunda semana de enero: el muchacho fue a recibir Año Nuevo con ella en San Juan (Puerto Rico), y al regresó perdió su vuelo. Ella supo que no había llegado a Maracaibo a la hora planteada y comenzó su preocupación. Se trató, entonces, de un pequeño susto.

Ricardo perdió la primera semana de sus clases de Derecho -cursa el quinto trimestre- en la Universidad Rafael Urdaneta porque estaba fuera del país. Llegó a la ciudad apenas entre el 18 y 19 de enero. Sus amigos y su novia, que lo esperaban en los salones de clases, ya estaban listos para ayudarlo con los apuntes.

El martes 29 de enero lo secuestraron. Eran las 7.30 de la noche. Viajaba de copiloto en el carro de su padre y, cuando llegaron a su casa en el sector Monte Bello, cuatro hombres con las caras cubiertas apuntaron la unidad. Señalaron al muchacho y lo obligaron a montarse en un vehículo. No dijeron nada. Minutos después de haber arrancado, estacionaron frente a una casa en el sector Rosal Sur y encendieron en llamas la unidad. Quemaron todas las evidencias.

El de Ricardo es el primer secuestro que se registra en el año. Desde 2008 el número de plagios en la región va en descenso. Este caso se registró al término del primer mes. Pese a ello, no hay mayores detalles. La Policía científica, hermética, asegura no tener mayores detalles. La familia esconde el terror del secuestro entre sus paredes. Los allegados solo saben que los delincuentes no se han comunicado con sus familiares.

Pero la angustia de los Jesús Márquez no se puede esconder. Ricardo es el único varón de tres hermanos. Su madre supo en seguida que lo habían plagiado y tardó más de una semana en encontrar un vuelo desde Puerto Rico hacia Venezuela. Sus allegados comparan la preocupación que mostró con el retraso del vuelo anterior, y aseguran que no pueden compararla con esta. Algunos hacen oraciones y en la universidad planean hacer algún tipo de manifestación. Sus vecinos desconocen por qué en la prensa local no se dice nada al respecto. Temen que se olvide el caso.

 

Vía diario La Verdad