Cimeq, la joya del sistema de salud en Cuba que atiende a Chávez

El hospital Cimeq de La Habana, donde suele atenderse el presidente venezolano, Hugo Chávez, es la joya del sistema de salud de Cuba y ha tenido entre sus pacientes a Fidel Castro pero también a cubanos comunes que sufren enfermedades complejas.

El Cimeq, o Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas, está situado en el oeste de La Habana y en él estuvo internado una larga temporada Fidel Castro luego de que sufriera en julio de 2006 una grave crisis de salud que lo llevó a entregarle el mando a su hermano Raúl.

Las autoridades cubanas no han informado que Chávez, sometido el pasado 11 de diciembre a su cuarta cirugía de cáncer, esté internado en el Cimeq, pero en ese hospital convaleció tras ser operado en 2011 por un tumor canceroso y en febrero de 2012 para extirparle otra “lesión” en la misma zona en que se le extrajo el primero.

La televisión cubana transmitió el miércoles imágenes del vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, el canciller Elías Jaua y la procuradora general Cilia Flores, ingresando al hospital para visitar a Chávez y entregarle dos vírgenes de yeso, “para reforzar el ejército espiritual que lo está sanando”.

Construido en 1979, en el hospital también han recibido atención prominentes políticos latinoamericanos, entre ellos la extinta líder comunista chilena Gladys Marín, por un tumor cerebral.

Es el hospital más avanzado de la isla donde los servicios de salud son gratuitos y su edificio de dos y tres plantas, ocupa un extenso predio, con jardines de frondosa vegetación tropical, situado cerca de las residencias de Fidel y Raúl Castro. La prensa tiene prohibido el acceso al centro.

El Cimeq, que dispone de custodia militar permanente, se encontraba el viernes con vigilancia discreta, pero rigurosa, debido a la visita de un grupo de jóvenes diputados al Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren), con el que comparte el edificio, constataron dos periodistas de la AFP.

El Cimeq no tiene una plantilla exclusiva de médicos, pues los mejores especialistas de otros hospitales también hacen cirugías en el hospital o atienden pacientes un día a la semana.

En él se atienden estrellas del deporte cubano, pero también muchos pacientes comunes, que son derivados desde otros hospitales por enfermedades complicadas que requieren tecnología avanzada.

Comenzó a ser construido por cuadrillas de presidiarios, que luego fueron reemplazadas por “microbrigadas” de construcción, conformadas por empleados estatales que mediante este sistema levantaban su casa propia.

Carlos, un “microbrigadista” que ahora tiene 60 años y que trabajó en la construcción del Cimeq, contó a la AFP que los presos debieron ser sustituidos pues dejaban muchas fallas en la edificación, que él y sus compañeros tuvieron que refaccionar.

AFP