Ángel García Banchs: Por qué sí van a devaluar

Son muchas las razones por las cuales la indeseable devaluación tendrá lugar este año, pero, el motivo fundamental que hará torcer el brazo del gobierno es la necesidad política de contener la escasez (fíjese el lector que no digo reducir, sino contenerla). Si la devaluación ocurre hoy mismo, el domingo, o una semana después de las elecciones es otra discusión. Pero, resulta difícil pensar que no ocurra en los próximos meses.

Al momento de redactar este artículo, aún no se ha anunciado la devaluación del bolívar, bien sea que ésta sea inicialmente escondida o de una vez decretada de una forma oficial. Sin embargo, el tipo de cambio en el mercado ilegal de divisas ha aumentado más de un 16% en lo que va de 2013, o casi un 70% desde inicios del último trimestre de 2012 (lo anterior, mientras la escasez sigue en aumento).

Absolutamente, todos los indicadores de presión cambiaria (en Econométrica calculamos, aproximadamente, unos 10) están echando chispa, en el sentido de que pronostican una devaluación pronta e inminente. Sin embargo, dado que este gobierno es terco y tozudo, nos corresponde entender cuándo y por qué la economía podría serlo aún más (i.e. cuando la economía podría torcerle el brazo al gobierno). La respuesta al cuándo es cuando se desborda la escasez, y la respuesta al por qué es porque el gobierno no imprime dólares con que importar (i.e. no imprime dólares con que reducir dicha escasez, en una economía cada vez más dependiente de las importaciones –si el gobierno imprimiese dólares, el cielo sería su límite, pero, no es así).

Si fuese por financiar el enorme déficit fiscal, no habría problema alguno (el déficit fiscal es de alrededor de 15% del tamaño de la economía, brecha ésta que, por cierto, no se podría cerrar ni eliminando por completo el subsidio a la gasolina e internacionalizando su precio a niveles de nuestro vecino, Colombia). Si fuese por financiar esa gran brecha, bastaría con que el BCV imprimiese más bolívares a cambio de pagarés de Pdvsa, y listo: la arruga se correría indefinidamente en el tiempo, aunque al costo de una alta inflación. Pero, el problema va más allá de eso. Ahora, el problema central del gobierno es evitar la escasez, y para ello la impresión de bolívares no sirve en lo absoluto, habida cuenta de la destrucción de la actividad productiva nacional y la enorme dependencia de las importaciones (i.e. los dólares).

El punto es que, a 4,3 Bs/$ no existe producto alguno que nos podamos imaginar que no sea rentable importar (ni la harina Pan, o las alpargatas). La devaluación vendrá para encarecer bienes y servicios importados en general, pero, reducirá fundamentalmente la demanda de bienes del exterior de menor prioridad (técnicamente, reducirá la demanda de importación de aquellos bienes con mayor elasticidad precio de demanda o, lo que es lo mismo, la demanda de aquellos bienes menos prioritarios cuyo precio no podría absorber plenamente el incremento por venir en el costo de la divisa). Por supuesto, en el proceso de devaluación, Pdvsa recibirá más bolívares por petrodólar y la brecha fiscal disminuirá. Pero, aun así, como ya nos tienen acostumbrados, el gobierno no hará absolutamente nada para controlar la inflación; es decir, para evitar que esto, la devaluación, vuelva ocurrir.

@garciabanchs