Premios Grammy se repartieron entre Juanes, Fun, Mumford & Sons y Black Keys

Reuters

Los premios Grammy se repartieron salomónicamente este domingo entre el trío neoyorquino Fun, la banda de rock The Black Keys, los británicos Mumford & Sons y el australiano Gotye, en una fiesta que reservó galardones para el colombiano Juanes y la mexicana Lila Downs.

En una ceremonia ecléctica donde ningún artista dominó la noche -como había ocurrido el año pasado con la británica Adele, por ejemplo-, la banda de rock indie Fun se llevó dos de los premios más prestigiosos: Mejor Artista Nuevo y Canción del Año por su hit “We Are Young”.

En tanto los rockeros folk Mumford & Sons sumaron su segundo gramófono al ganar otro de los premios más importantes de la noche, el de Álbum del Año por “Babel”, horas después de obtener un trofeo a mejor video largo.

Sorprendieron en cambio el belga-australiano Gotye y los estadounidenses The Black Keys, que ganaron tres y cuatro Grammys respectivamente.

Gotye se llevó Grabación del Año (que premia la producción de una canción), por el hit “Somebody That I Used To Know” del álbum “Making Mirrors”, que ganó además Mejor Música Alternativa y Mejor Actuación Pop Dúo o Grupo.

El rock garage de The Black Keys pisó fuerte al conseguir Mejor Álbum de Rock por “El Camino” y mejores canción y actuación rock por el tema “Lonely Boy”, respectivamente, además de Productor del Año para su realizador, Dan Auerbach.

En tanto el cantautor de R&B Frank Ocean, quien dio de qué hablar este año tras divulgar en Tumblr su preferencia homosexual, se llevó dos de los seis gramófonos a los que aspiraba por el unánimemente aclamado disco “Channel Orange”.

La fiesta comenzó con un premio para la británica Adele a Mejor Actuación Pop Solo por “Set Fire To The Rain (Live)”.

“Gracias, esto es increíble, yo sólo había venido a participar en la fiesta”, dijo Adele, ganadora el año pasado de seis premios Grammy.

El trofeo fue entregado por el rapero cubano-estadounidense Pitbull y Jennifer López, quien llevaba un vestido negro que cubría su torso, pero mostraba generosamente una pierna.

“Como pueden ver, leí el memo”, bromeó la cantante y actriz, refiriéndose al correo electrónico que recibieron las artistas invitadas hace una semana, en el que el canal CBS -que transmite la ceremonia en Estados Unidos- les pidió que se vistieran con decoro.

El show abrió con una actuación de la niña mimada del country, Taylor Swift, y continuó con una memorable colaboración entre el veterano británico Elton John y su compatriota Ed Sheeran, un cantautor de rock alternativo de 21 años que perdió en la categoría Canción del Año.

También destacó el ex NSync Justin Timberlake, quien se subió por primera vez al escenario de los Grammy para cantar “Suit & Tie”, antes de que Carrie Underwood cantara “Blown Away”, con un vestido pródigo en efectos visuales.

Elton John y los Mumford & Sons rindieron tributo al fallecido Levon Helm (baterista y cantante del grupo de rock canadiense The Band), poco después de que Sting, Bruno Mars y Rihanna protagonizaran un épico homenaje a Bob Marley, al que se unieron Ziggy, Stephen y Damian, hijos del dios del reggae.

La noche de Juanes y Lila Downs

El show transmitido en vivo comenzó a las 17H00 locales (01H00 GMT del lunes) en el Staples Center de Los Ángeles -con el rapero LL Cool J como maestro de ceremonias-, un par de horas después de que terminara la porción no televisada, en la que se entregaron los galardones a cerca de 70 categorías.

Los principales ganadores del pre-show fueron Juanes (Mejor álbum latino por “MTV Unplugged”), Lila Downs (Mejor álbum regional mexicano por “Pecados y Milagros”) y la banda chicana Quetzal (Mejor álbum latino rock por “Imaginaries”), además de los jazzistas Chick Corea y Arturo Sandoval.

Juanes, ganador en el pasado de un Grammy anglo y 17 Grammy Latino, agradeció al productor de su disco, el dominicano Juan Luis Guerra. “Colombia, esto es para ti”, continuó en inglés el autor de “La camisa negra”, quien también se llevó el Grammy Latino a Álbum del Año en noviembre por “MTV Unplugged”.

La cantautora Lila Downs, quien llevaba un colorido vestido tradicional y dos largas trenzas, aprovechó la oportunidad para defender el polémico género del “narcocorrido”, que canta al mundo del narcotráfico: “Creo que es muy importante para las comunidades expresar, documentar”.

El Mejor álbum latino tropical fue para Marlow Rosado y su “Retro”, un disco que reúne y reinterpreta temas de la salsa clásica de los años 70.

En tanto, el trompetista cubano Arturo Sandoval, se llevó el Grammy como Mejor grupo de latin jazz por su homenaje a Dizzy Gillespie “Dear Diz”, ganador también de un Grammy Latino en noviembre, informó Afp.

Reuters

Más temprano

La gran fiesta de los Grammy comenzó este domingo en Los Ángeles con un premio para la británica Adele, luego de una ceremonia no televisada donde el colombiano Juanes, la mexicana Lila Downs y la banda chicana Quetzal, se llevaron sus gramófonos en las categorías latinas.

“Gracias, esto es increíble, yo sólo había venido a participar en la fiesta”, dijo Adele, ganadora el año pasado de seis premios Grammy, cuando recibió su nuevo trofeo a Mejor Actuación Pop Solo por “Set Fire To The Rain (Live)”.

Reuters

El premio lo entregaron el rapero cubano-estadounidense Pitbull y Jennifer López, con un vestido negro que cubría todo su torso, dejando al descubierto solamente una pierna.

“Como pueden ver, leí el memo”, bromeó la cantante y actriz, refiriéndose al correo electrónico que recibieron las artistas invitadas hace una semana, en el que el canal CBS -que transmite la ceremonia en Estados Unidos- les pidió que se vistieran con decoro en la noche de los Grammy.

Reuters

El show abrió con la niña mimada del country Taylor Swift, que cantó “We Are Never Ever Getting Back Together”, y continuó con una memorable colaboración entre el veterano británico Elton John y su compatriota Ed Sheeran, un cantautor de rock alternativo de 21 años nominado a Canción del Año por “The A Team”.

El trío Fun (de nombre artístico “fun.”), con su rock indie de súbitos cambios melódicos, y el cantante de R&B Frank Ocean, cuyo estilo oscila entre Prince y Stevie Wonder, son los grandes favoritos de la noche con seis nominaciones cada uno.

Reuters

Con su disco “Some Nights” y el tema “We Are Young”, Fun está nominado a Álbum del Año, Grabación y Canción del Año, Mejor interpretación pop dúo o grupo, Mejor artista nuevo y Mejor álbum vocal.

Frank Ocean, quien dio de qué hablar este año tras publicar en Tumblr su preferencia homosexual, compite entre otros como Álbum del Año por “Channel Orange”, Grabación del Año por “Thinking about you”, Mejor artista nuevo y Mejor álbum urbano contemporáneo.

Los demás candidatos a Álbum del Año son la banda de rock Black Keys por “El Camino”, Mumford & Sons por “Babel” y el roquero Jack White por “Blunderbuss”.

El show transmitido en vivo comenzó a las 17H00 locales (01H00 GMT del lunes) en el Staples Center de Los Ángeles -con el rapero LL Cool J como maestro de ceremonias-, un par de horas después de que terminara la porción no televisada, en la que se entregaron los galardones a cerca de 70 categorías.

Los principales ganadores del pre-show fueron Juanes (Mejor álbum latino por “MTV Unplugged”), Lila Downs (Mejor álbum regional mexicano por “Pecados y Milagros”) y la banda chicana Quetzal (Mejor álbum latino rock por “Imaginaries”), además de los jazzistas Chick Corea y Arturo Sandoval.

Juanes, ganador en el pasado de un Grammy anglo y 17 Grammy Latino, agradeció al productor de su disco, el dominicano Juan Luis Guerra. “Colombia, esto es para ti”, continuó en inglés el autor de “La camisa negra”, quien también se llevó el Grammy Latino a Álbum del Año en noviembre por “MTV Unplugged”.

La cantautora Lila Downs, quien llevaba un colorido vestido tradicional y dos largas trenzas, aprovechó la oportunidad para defender el polémico género del “narcocorrido”, que canta al mundo del narcotráfico: “Creo que es muy importante para las comunidades expresar, documentar”.

El Mejor álbum latino tropical fue para Marlow Rosado y su “Retro”, un disco que reúne y reinterpreta temas de la salsa clásica de los años 70.

En tanto, el trompetista cubano Arturo Sandoval, se llevó el Grammy -el noveno de su carrera- como Mejor grupo de latin jazz por su homenaje a Dizzy Gillespie “Dear Diz”, ganador también de un Grammy Latino en noviembre.

“Es el noveno y créanme, es la misma emoción, o incluso más. Porque uno se vuelve viejo y piensa que tiene menos oportunidad”, dijo Sandoval en inglés.

Además, el jazzista estadounidense Chick Corea se llevó dos galardones por dos discos distintos: “Mozart Goes Dancing” y “Hot House”.

AFP

Reuters