El Papa decidió renunciar hace casi un año

(Foto Afp)

Benedicto XVI había tomado la decisión de renunciar al papado hace ya mucho tiempo, tras el viaje a México y Cuba en marzo del pasado año, aseguró hoy el director del diario vaticano L’Osservatore Romano”, Gian María Vían.

“La decisión del Pontífice fue tomada hace ya muchos meses, tras el viaje a México y Cuba y tras examinar repetidamente su propia conciencia ante Dios”, afirmó Vian, en un artículo publicado en el vespertino de la Santa Sede, en el señaló que la decisión la tomó “a causa de la avanzada edad”.

En esa misma línea, el cardenal secretario de estado, Tarcisio Bertone, aseguró hoy en la televisión pública italiana RAI que Benedicto XVI ha decidido renunciar “sólo porque ha notado que le faltan fuerzas, aunque no capacidad intelectual, que sigue siendo extraordinariamente lúcida y fecunda”.

El “número dos” de la Santa Sede señaló que la decisión “no era esperada”, que ha sido “impresionante” y “conmovedora”.

Bertone agregó que el papa ahora se retira a un convento para rezar y reflexionar y que “esperamos nos de aún algún consejo de su inteligencia”.

El “primer ministro” de la Santa Sede agregó que había visto al papa tras el anuncio de la renuncia y que le había visto “muy sereno” y tranquilo.

El salesiano Bertone subrayó también que Benedicto XVI es una persona excepcional, que deja una “gran herencia”.

Bertone destacó de papa su “inteligencia, capacidad de diálogo, de escucha y la dulzura en el trato”, así como la confianza que siempre le mostró “incluso en momentos difíciles”.

Vian, por su parte, subrayó que Benedicto XVI ha explicado con “claridad” que sus fuerzas “no son las más adaptadas para ejercitar de manera adecuada las obligaciones exigidas a quien es elegido para gobernar la Barca de Pedro (la Iglesia) y anunciar el Evangelio”.

“Por esto y sólo por esto el Pontífice, que sabe bien la importancia de este acto, con plena libertad, ha renunciado al ministerio de Obispo de Roma, para el que fue elegido el 19 de abril de 2005″, añadió Vian.

El director del diario vaticano destacó el respeto de Benedicto XVI a la normativa prevista por el derecho canónico “para la renuncia de un cargo que no tiene comparación en el mundo por el peso real y la importancia espiritual”, informó EFE.

Benedicto XVI anunció este lunes oficialmente que renuncia al pontificado por su “edad avanzada”.

Palabras del Papa en las que anuncia su renuncia ante el consistorio para fijar las fechas de dos canonizaciones:

“Queridísimos hermanos,

Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.

Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando.

Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.

Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos.

Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mi respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria.

Vaticano, 10 de febrero 2013.”

El pontífice, que cumplirá 86 años en abril, afirmó que “en el mundo de hoy (…), es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”.

Benedicto XVI, que comenzó su pontificado el 19 de abril de 2005, dejará vacante la misión de liderar la Iglesia Católica el 28 de febrero próximo, tras lo que deberá ser convocado el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

Nacido en Marktl am Inn, en Alemania, el 16 de abril de 1927, es el pontífice número 265 de la Iglesia Católica, obispo de Roma y séptimo Jefe del Estado Vaticano.

Benedicto XVI se trasladará a la residencia de Castel Gandolfo cuando comience la Sede Vacante y una vez que haya nuevo papa se retirará a un monasterio de clausura dentro del Vaticano, anunció hoy el portavoz, Federico Lombardi.

EFE