El Nuevo Herald: Independencia energética de Cuba le saldría muy cara a Venezuela

AFP

Para La Habana es un negocio redondo. Pone los terrenos y unas instalaciones anticuadas, venidas a menos por falta de uso, y obtiene tres refinerías modernas, una planta de regasificación y otras de amoníaco y urea, publica El Nuevo Herald.

Antonio Maria Delgado
[email protected]

Para Caracas no lo es tanto. Asume obligaciones por más de $15,000 millones a cambio de una participación en una plataforma industrial que no necesita y que, en vez de brindarle beneficios tangibles, le resta capacidad para financiar las obras requeridas en Venezuela para apuntalar su alicaída industria petrolera.

El proyecto de expansión del sector energético y petroquímico cubano -de concretarse- podría convertirse en uno de los mayores regalos ofrecidos hasta ahora por el gobierno bolivariano al régimen de Raúl Castro, en un gigantesco acto de magnanimidad que acercaría a la isla a su tan deseada independencia energética pero que abultaría aún más el pesado endeudamiento de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Es un proyecto que, según expertos de la industria petrolera, carece de sentido para Venezuela.

“Eso es una locura”, advirtió el ex director de PDVSA, Gustavo Coronel en declaraciones a El Nuevo Herald.

Lea el artículo completo en El Nuevo Herald