El Papa se despedirá el 27 de febrero desde San Pedro

FOTO AFP/ ANDREAS SOLARO

Benedicto XVI celebrará su última audiencia pública el próximo día 27 en la plaza de San Pedro, dijo hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

El Papa mantiene su agenda hasta el 28 de febrero, que incluye una audiencia con el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, el sábado 16 de febrero, añadió Lombardi.

El papa celebrará hasta la fecha de su renuncia, el día 28, dos audiencias públicas, mañana, miércoles, y la del 27 de febrero.

Ese día se celebrará en la plaza de San Pedro para permitir que los fieles que lo deseen puedan asistir a la misma y despedir al papa.

El Anillo del Pescador, que simboliza el poder pontificio y lleva el Papa, será destruido probablemente después del 28 de febrero, agregó Lombardi.

El anillo del Papa se destruye cuando muere el Pontífice, pero en esta ocasión, señaló el portavoz, la situación es “inédita” y expertos vaticanos están estudiando la normativa.

Por otra parte, la prevista encíclica de Benedicto XVI sobre la fe, que sería la cuarta de su pontificado, no está preparada para su publicación, dijo Lombardi, quien no descartó que el documento se publique, pero en otro formato, no como encíclica.

Una vez que Joseph Ratzinger abandone el papado, vivirá en un convento de monjas de clausura dentro del Vaticano, que actualmente está vacío, ya que las religiosas se han trasladado a otro lugar.

El convento está siendo reformado para acoger al Pontífice alemán, agregó el portavoz, que dijo que se desconoce quiénes vivirán en el convento con Ratzinger.

Benedicto XVI abandonará el papado a las ocho de la tarde local de Roma el próximo 28 de febrero porque esa es la hora en la que normalmente deja de trabajar todos los días, informó el portavoz.

Lombardi precisó que no existe ningún motivo “jurídico” en esa decisión del papa, “quien ha considerado esa hora como el momento de hacer firme su renuncia, ya que es el momento del final de la jornada laboral”.

Cambio en el marcapasos

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, confirmó que el papa Benedicto XVI fue sometido recientemente a una ligera intervención para cambiar las pilas del marcapasos “que lleva desde hace tiempo”.

“No se trató de una intervención complicada, más al contrario, absolutamente normal, de rutina”, afirmó Lombardi, confirmando la información publicada por un diario italiano de que Benedicto XVI fue sometido hace unos tres meses a una operación en una clínica vaticana para sustituirle el marcapasos.

Lombardi insistió en que la renuncia del papa Ratzinger no tiene nada que ver con la salud, sino con el avanzar de la edad y reiteró que el Pontífice “no tiene enfermedades específicas”.

Según el portavoz, Benedicto XVI llevaba ya marcapasos antes de ser elegido papa, desde su época de cardenal.

El diario italiano Il Sole 24 Ore informó hoy de que la intervención se practicó en la clínica Pío XI, propiedad del Vaticano, por el cirujano Luigi Chiareiello, director de la cátedra de Medicina de la Universidad Romana de Tor Vergata.

Chiariello, que vigila la salud del Papa desde hace diez años, cuando le colocó el primer marcapasos, ha evitado hacer declaraciones al respecto. EFE

EFE