Grandes renuncias de mandatarios mundiales

Benedicto XVI anunció ayer que dejará de ser Papa el próximo 28 de febrero, rompiendo con una tradición de siete siglos, en un decisión valiente que pilló por sorpresa a casi todos. A lo largo de la historia se han producido varios casos de grandes líderes o mandatarios que han realizado también una cesión de sus responsabilidades (o lo han intentado) por causas diversas. abc.es

Carlos I de España y V de Alemania

Otras grandes renuncias de mandatarios mundiales

El 24 de febrero de 1500 nacía en Gante Carlos I de España y V de Alemania, propulsor de la unificación europea a través de la religión. Sus padres eran Felipe de Habsburgo, conocido como El Hermoso, y doña Juana de Castilla, heredera de la corona castellana y de la aragonesa.

Inmiscuido en varias guerras y conflictos, siendo el emperador más poderoso de su tiempo, el dirigente decidió abdicar y recluirse por decisión propia en el monasterio de Yuste, donde llegaba en 1557 para dedicarse al descanso y a la tranquilidad después de una vida tan intensa. El 21 de septiembre de 1558 fallecía en Yuste.

Simón Bolivar

Otras grandes renuncias de mandatarios mundiales

El político y militar es un personaje descollante de la Historia Universal y objeto de veneración actualmente en varios países latinoamericanos. Bolivar presentó su renuncia en 1830 durante el Congreso Admirable, que él mismo había convocado. Con su distanciamiento buscaba ayudaría a fortalecer la unidad de la patria colombiana. Así se comenzó su discurso: «¡Colombianos! hoy he dejado de mandaros. Veinte años ha que os sirvo en calidad de soldado y magistrado. En este largo período hemos conquistado la patria, libertado tres repúblicas, conjurado muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, reuniendo espontáneamente cuatro Congresos Constituyentes. A vuestras virtudes, valor y patriotismo se deben estos servicios; a mí la gloria de haberlos dirigido. (…) Temiendo que se me considere como un obstáculo para asentar la República sobre la verdadera base de su felicidad, yo mismo me he precipitado de la alta magistratura a que vuestra bondad me había elevado».

Elejemplo de Cincinato

Otras grandes renuncias de mandatarios mundiales

Así se podía leer en este artículo de ABC, la ejemplar lección del senador Cincinato: «EN el año 458 a.C., Roma estaba amenazada por la invasión de los ecuos y los volscos, dos feroces tribus galas que habían derrotado una vez tras otra a las legiones romanas enviadas bajo el mando de ineptos generales. El Senado, desesperado, recurrió a su mejor estratega, un anciano senador que se llamaba Lucio Quincio Cincinato. La delegación senatorial fue a buscarlo a su casa y le encontraron arando uno de sus campos. Cincinato dejó la yunta de bueyes, se puso la armadura y fue nombrado por el Senado dictador de Roma, con plenos poderes sobre todos los poderes de la República. Cincinato sólo necesitó dieciséis días para derrotar a la horda de guerreros de la Galia y, justo el decimoséptimo día, despidió a sus lictores, se quitó la coraza, devolvió los poderes al Senado y volvió a arar sus campos».

En la Compañía de Jesús

Otras grandes renuncias de mandatarios mundiales

El fundador de los jesuitas, San Ignacio de Loyola, presentó su renuncia como máximo representante de esta orden religiosa, pero su solicitud fue denegada. El holandés Peter-Hans Kolvenbach sí que pudo renunciar en 2008, la segunda dimisión en la historia de la compañía. El primero fue justo su antecesor, el sacerdote español Pedro Arrupe.

Tiberio

Otras grandes renuncias de mandatarios mundiales

No fue una retirada al uso u oficial, pero el emperador Tiberio Julio Cesar Augusto, hijo de Tiberio Claudio Nerón y la maquiavélica Livia Drusilla, se apartó de la gestión gubernamental una vez que se produjo la muerte, avalada por él mismo, del líder de la guardia pretoriana, Sejano, su gran «protector». Algunos historiadores sostienen que Tiberio fue asesinado por Calígula, el que sería su sucesor.

Forzados por las circunstancias

Otras grandes renuncias de mandatarios mundiales

Hay varios casos. Por ejemplo, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, forzado por el gran escándalo de de las escuchas ilegales en el partido demócrata, el famoso «Watergate», se vio obligado a dimitir el 9 de agosto de 1974 en medio de una de las crisis más graves de la historia política de Estados Unidos. A finales de 2011, el hoy candidato Silvio Berlusconi presentaba su dimisión después de que la crisis y los mercados se lo «llevarán por delante» y perdiese la confianza de Europa para ejercer ese puesto. Su sucesor fue el tecnócrata Mario Monti, actual primer ministro italiano. Aunque se avecinan elecciones próximamente.