Inflación y escasez llevaron a devaluar

El aumento de la inflación en los alimentos y bebidas no alcohólicas, de 5,5% en enero, y el repunte a 20,4% en la escasez de productos fueron los detonantes que llevaron al Gabinete Económico a decretar la devaluación del bolívar, según un informe de la firma Credit Suisse. Agrega que la ausencia de ajustes en los precios de algunos bienes también ha representado una limitación para las importaciones del sector privado. “La presión de estas condiciones se hizo evidente en los dramáticos indicadores del BCV”, dice el banco europeo, así lo informó la periodista Blanca Vera Azaf de el diario El Nacional.

Otro indicador que encendió las alarmas fue el de diversidad de productos que pasó de 160,4 puntos a 90,5 puntos en un mes, indica la firma.

“Parece que el Gobierno prestó atención a una encuesta de opinión pública que señala que la escasez es quizá un evento mucho más sensible desde el punto de vista político que la inflación”. Añade que también da la impresión de que el Ejecutivo “quiere contener la inflación a través del incremento de controles sobre las importaciones”.