¿Qué revela el ensayo nuclear norcoreano?

FOTO AFP

El ensayo nuclear norcoreano abre una ventana poco frecuente y limitada para una evaluación de los expertos sobre su programa de armas atómicas, inquietante para la comunidad internacional debido a la afirmación de Corea del Norte de que este martes detonó un artefacto “miniaturizado”.

Gilles Hewitt/ AFP

Los monitores sísmicos y los aviones detectores que pueden reunir muestras radioactivas del ensayo atómico de este martes suministrarán el material forense para que los analistas traten de determinar la naturaleza y el alcance exactos de esta explosión subterránea.

Corea del Norte indicó que este ensayo de “alto nivel” utilizó una “bomba atómica miniaturizada y más liviana” con un alcance mucho mayor al de los artefactos de plutonio que detonó en 2006 y 2009. La miniaturización es necesaria para colocar una cabeza explosiva en un misil.

El ministerio de Defensa de Corea del Sur afirmó que los datos sísmicos sugerían que el alcance explosivo era mucho mayor que el de los dos tests previos de seis a siete kilotones.

Una cuestión clave que los analistas tratarán de dilucidar es si Corea del Norte ha pasado del plutonio a un programa de armas nucleares basado en la utilización del uranio.

Determinar el tipo de material fisible requiere la detección y el análisis de los gases de xenón producidos en la explosión atómica.

“No son fáciles de encontrar, y si el test fue bien contenido, podrían no ser hallados”, dijo Paul Carroll, director de programa en el Fondo Ploughshares, una fundación de seguridad global con sede en California, Estados Unidos.

“La alegación de que utilizaron un artefacto miniaturizado es una provocación, porque esa es exactamente la tecnología que nosotros no queremos que tengan”, sostuvo Carroll, agregando que era una afirmación muy difícil de confirmar o de desmentir.

La misma potencia de seis-siete kilotones podría ser obtenida con un artefacto pequeño, eficiente, o con uno muy grande y poco eficiente, con datos sísimicos que no permitirían diferenciar entre los dos, añadió.

La prueba de que Corea del Norte domina la miniaturización de las cabezas explosivas sería un factor alarmante de cambio en la situación, sobre todo dado su exitoso lanzamiento de un cohete en diciembre pasado, que marcó un progreso importante en su capacidad balística.

Un ensayo de uranio confirmaría lo que se sospecha desde hace tiempo: que Corea del Norte puede producir armas de uranio, lo que duplica su capacidad de fabricar más bombas en el futuro.

Una bomba básica de uranio no es más potente que una básica de plutonio, pero la utilización de uranio tiene varias ventajas para Corea del Norte, que posee importantes depósitos de mineral de uranio.

“Esto preocupa porque un programa de enriquecimiento de uranio es muy fácil de ocultar”, dijo Mark Fitzpatrick, director del programa de no proliferación en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres.

“No necesita un reactor como el plutonio, y puede ser desarrollado utilizando cascadas centrifugadoras en edificios relativamente pequeños que no emiten calor y son difíciles de detectar”, aclaró.

Corea del Norte reveló que estaba enriqueciendo uranio en 2010, cuando permitió que expertos extranjeros visitasen una instalación centrifugadora en un complejo nuclear de Yongbyon.

Muchos observadores creen que Pyongyang lleva largo tiempo enriqueciendo uranio, que puede ser utilizado para fabricar armas en otras instalaciones secretas.

Otra amenaza para la comunidad internacional en la utilización de un artefacto de uranio se refiere a la proliferación.

El uranio altamente enriquecido es el material fisible más fácil de utilizar para fabricar una bomba, y los conocimientos tecnológicos y las maquinarias para enriquecer el uranio son más fáciles de transferir y de vender.

El científico y experto nuclear Siegfried Hecker, quien se encontraba entre los que visitaron la instalación de enriquecimiento de Yongbyon en 2010, dijo que un test de uranio era el más probable, dado el deseo de las autoridades norcoreanas de incrementar su arsenal nuclear.

Corea del Norte tiene un arsenal de plutonio muy limitado -suficiente, según las estimaciones de Hecker, para cuatro a ocho bombas-, y cerró su única fuente de plutonio, un reactor de cinco megavatios en Yongbyon, en 2007.