Damián Prat: Devaluación a la mediocridad económica

“El gobierno rico va a ingresar, sólo en 2013… 82 mil millones de bolívares adicionales. Así tapan el enorme “hueco fiscal” y pueden gastar más”, afirma hoy Damián Prat en su columna Público & Confidencial.

Para esto es la devaluación del
#PaquetazoRojo: Bs. 82 mil millones más
para el gobierno rico

Ya sabemos que el viernes pasado, justo al cierre de las operaciones bancarias y antes del largo fin de semana (más Carnaval), el gobierno “revolucionario” nos hizo saber que devaluaba el bolívar desde 4.30 por dólar a 6.30. Un brutal 46%. En su “neo lengua” para el disfraz lo llaman “ajuste cambiario” pero en realidad es el componente principal de lo que el país bautizó como el #PaquetazoRojo recordando la malsana campaña fabricada por ellos diciendo que Capriles ocultaba un “paquetazo”. Ahora ya sabemos que eran ellos -Maduro, Cabello, Giordani- los del #PaquetazoRojo oculto. Engañaron a sus votantes durante meses. Giordani, incluso, mostró una firma de Chávez ordenando esa devaluación, pero veo que muchos chavistas dudan que esa firma sea verdadera y culpan de todo a Maduro-Giordani.

¿Para qué devalúa el gobierno nuestra moneda? Obvia y simple la respuesta: para recaudar más bolívares a sus arcas a costa del pueblo venezolano. Cada vez que alguien en Venezuela -una empresa estatal-privada o un particular les compre dólares- pagará 46% más bolívares. El gobierno rico (pero arruinado por la corrupción y el fracaso de sus políticas económicas) va a ingresar, solo en 2013, gracias a la devaluación, 82 mil millones de bolívares adicionales. Así tapan el enorme “hueco fiscal” y pueden gastar más y más en campaña electoral. La máquina de la corrupción seguirá “engrasadita” y feliz. Un gobierno rico dominando a un país empobrecido.

¿Quién paga esa diferencia? Usted y yo. Cada venezolano, sin importar si sus simpatías políticas están con el gobierno o con la oposición. Todos. Incluso los que ingenuamente creen que “eso no es conmigo porque yo nunca compro dólares”. Aja. Pero compra leche, carne, pollo, café, arroz y muchos alimentos más, buena parte de los cuales son ahora importados tras el proceso de destrucción de la producción nacional agraria e industrial mediante estatizaciones y confiscaciones. Cada uno de nosotros “compra dólares” de retruque cuando adquiere algunos de entre cientos de otros productos que aún se fabrican en el país, pero que usan componentes importados. Y también los repuestos de vehículos, electrodomésticos, celulares, etc.

En fin, la lista es interminable en un país al que esta “¿revolución?” ha ido desindustrializando. Ya antes nuestro parque industrial era incompleto e insatisfactorio. Hoy es peor. Ahora dependemos 95% del rentismo petrolero. De Guatemala a Guatepeor. Retroceso. En lugar de superar carencias nos hundieron con el cuento falso de un “socialismo” que sólo existe en la propaganda y una “destrucción del capitalismo” que en realidad ha sido destrucción de todo lo productivo, privado o estatal, como bien lo sabemos en Guayana. Porque además ha salido una nueva clase dominante de un enriquecimiento explosivo: la chaviburguesía. Una farsa total.

¿Por qué se llegó a esto? Por todo lo antes dicho, pero también porque ya los dólares no alcanzan a pesar de la bicoca de vender cada barril de petróleo a un promedio de 106 dólares. Es increíble. En otros países y aquí mismo han ocurrido devaluaciones por malas políticas económicas y por crisis del mercado petrolero mundial, pero jamás con un ingreso petrolero con récord histórico como el actual. ¿Por qué no alcanzan tantos dólares? En parte porque sólo una parte del petróleo que exportamos, lo cobramos. Es la parte que nos pagan países de Europa, EE UU, etc. Hay una porción importante que es virtualmente “regalado” o pagadero a 25 años de plazo como lo de Cuba, Nicaragua, Bolivia y muchos más. O por intercambio para pagar deuda como ocurre con China o por armas de guerra como con Rusia y Bielorrusia, etc. Y un sinfín de “negocios” anti nacionales.

La otra parte de la explicación es que casi todo es importado. Ya lo dijimos: café, arroz, maíz, caraotas, carne, pero también ¡importamos gasolina desde “el imperio”! Importamos cabillas, aluminio, bauxita, productos de acero, tubos petroleros, refractarios. Importamos lo que antes producíamos aquí y también lo que nunca produjimos. Todo. ¡Hasta gasolina! La ruina de la industria y el agro nacional. Y el gobierno tiene que pagarles a las transnacionales de China, Brasil o Irán por las pocas obras que se construyen. Y pagar con dólares a los que nos venden de todo en Brasil, Argentina, Uruguay, Colombia, México, China, EE UU. Mas la corrupción desbocada. No alcanzan los dólares. Cadivi no puede ofrecer suficiente. Eso causa que empresas, comercios y personas busquen en el “mercado paralelo”. Y allí sube y sube el precio mientras más escasez de dólares hay. No hay más remedio. La “alternativa” es la escasez y con ella viene la especulación. Y la inflación.

TIP 1: ¿Había alternativa a la devaluación? Sí. En el equipo económico de la MUD y Capriles se pensaba en que, por ejemplo, recortando la “regaladera” a otros países, era posible estabilizar la oferta de dólares y evitar la devaluación (o al menos retrasarla mucho tiempo, pienso yo) aunque los daños causados por 13 años de destrucción de la industria y la producción nacional, eran y son muy hondos y requerirían varios años de trabajo nacional para ser reparados. Un intenso plan de industrialización entre el Estado y la empresa privada, con participación de los trabajadores, era uno de los nortes del plan del progreso. Producir, producir, crear riqueza nacional, reducir importaciones, exportar, tener nuevas fuentes de ingreso de divisas, crear cientos de miles de empleos de calidad.

TIP 2: ¿Hay algún caso en que devaluar puede traer un efecto positivo? Sólo uno: estimulas las exportaciones y desestimulas las importaciones. Pero para lograr eso, hay que tener agro e industrias produciendo full. No destruyéndolas ni hostigándolas. Justo, lo peor de este #paquetazoRojo y #Madurazo-devaluación es que dentro de unos meses -a lo sumo un año- volverán a devaluar (salvo que en elecciones especiales haya cambio de gobierno y cambio de políticas para el cese de la destrucción) porque de nuevo necesitarán más bolívares pues las causas que los llevaron a esto seguirán igual o peor.

TIP 3: Leído en twitter. Para entender la realidad del mercado cambiario y la inflación: // ?@bscharifker: Un Big Mac cuesta en EEUU $4,40 y en Venezuela Bs 70. La tasa de cambio implícita es 16 Bs/$. // Y que no me diga un chavista que “es especulación del capitalismo en Venezuela” porque tendría que encarar que no hay capitalismo “más capitalista” liberal y sin controles como EE UU. Somos el país con el más alto “índice BigMac” del mundo.

TIP 4: Frases célebres que no podemos olvidar: 1.- Hugo Chávez el 11 de septiembre del año pasado: “aquí no habrá ajuste cambiario ni paquetazo si me reeligen”. ¿Cuánto hace de eso? ¡Tan solo 5 meses! 2.- Ernesto Villegas, ministro de Información el pasado 11 de noviembre, tras las elecciones del 7-O: “De no haber ganado Chávez estuviéramos discutiendo aquel paquetazo”. Hace tan solo 4 meses y ahora villeguitas dice que la devaluación es buena porque “los dólares son del pueblo”. Ufff // 3.- @NicmerEvans (dirigente crítico del PSUV) “Al final nadie gana con una devaluación. Aumenta el poder adquisitivo del Estado de manera temporal y artificial y nosotros amanecimos más pobres”. Cruda verdad.

TIP 5: Carnaval. Seguramente muchos lectores de Público & Confidencial se “desconectaron” en Carnaval. Por esos días escribimos tres columnas. Una (sábado 9) dedicada al #paquetazoRojo. Otra, el lunes 11, dedicada a la rebelión indígena contra el gobierno del falso indigenismo. Y la de ayer martes 12 dedicada a los tres “terremotos” recientes que pusieron al desnudo a la “revolución”. Las pueden buscar en “ediciones anteriores” en la web de Correo del Caroní y en portales digitales como Código Venezuela.

TIP 6: “Guayana: El milagro al revés”. En su artículo de opinión de esta semana, titulado “Por qué”, el padre Luis Ugalde (SJ), recomendó nuestro libro, diciendo que es “de lectura imprescindible”. Gracias. Viniendo de alguien a quien tanto respetamos, como Ugalde, es un honor muy especial que nos compromete más a seguir luchando por Guayana.

TIP 7: El ministro Menéndez, seguramente tratando de tapar un poco el impacto demoledor del #PaquetazoRojo-devaluación, “anunció” ayer unas supuestas “inversiones” para Sidor, Venalum, Bauxilum, Alcasa, Carbonorca, Ferrominera y para los “proyectos-sin-fin” que nunca terminan como Pulpaca, Planta de Tubos, Nueva Siderúrgica, Planta Concentración. Ciudad del Aluminio. Estoy buscando en un archivo que tengo porque recuerdo que el mismo ministro hizo los mismos anuncios hace más o menos un año. Y jamás llegó ningún dinero ni se hizo inversión alguna. El “Cuento Chino del Fondo Chino”. Veremos.

TIP 8: Los militares supuestos “interventores” de Sidor o de la “Comisión de seguimiento”, salieron “con las tablas en la cabeza”. Imaginen que vinieron a preguntar qué se había hecho con “los 314 millones de dólares” que Chávez firmó como aportes de inversión en plena campaña electoral. Reclamaban cuentas de qué se hizo con ese dinero. ¡Se les armó un gran lío! Eso les pasa por no leer esta columna. O por andar solamente viendo el censurado PSUV-VTV donde nada real sale. “Vayan a ver en Miraflores donde están esos 314 millones de dólares que jamás llegaron!, les ripostaron en una de las asambleas. Qué desorden de gobierno.