En Gaceta aumento a 20% de la cartera hipotecaria obligatoria

(Foto Avn)

El aumento de 15% a 20% de la cartera hipotecaria obligatoria, que entró en vigencia el jueves de esta semana, tras su publicación en la Gaceta Oficial número 40.109, del 13 de febrero de 2013, implica también un incremento en el porcentaje de créditos destinados a que las familias venezolanas puedan comprar sus viviendas, que pasa de 26% a 30%, reseña la agencia del Gobierno, Avn.

La nueva medida implica que los bancos del país deben destinar obligatoriamente al menos 20% de su cartera de crédito bruta anual, con recursos propios, a créditos destinados a la construcción, adquisición, ampliación, mejoras y autoconstrucción de vivienda principal.

La medida, anunciada este miércoles por el coordinador del Órgano Superior del Sistema Nacional de Vivienda y Hábitat, Rafael Ramírez, supone que para el sector vivienda se dispondrán ahora de 80.423 millones de bolívares por esta vía, un salto enorme con respecto a 2012, cuando se ubicó en 47.671 millones de bolívares.

La nueva normativa, contenida en una resolución del Ministerio para Vivienda y Hábitat, establece que de este monto, 65% deberá dirigirse a créditos para la construcción; 30% para que las familias puedan adquirir sus unidades habitacionales; y 5% a préstamos para mejoras, ampliación y autoconstrucción.

La resolución del 23 de marzo de 2012, que quedó derogada, definía la cartera hipotecaria de la siguiente manera: 66% para construcción, 26% para adquisición y 8% para ampliación y autoconstrucción.

En cifras, la nueva distribución implica 52.274 millones de bolívares para construcción; 24.126 millones para créditos a largo plazo a las familias para compra de vivienda y 4.021 millones para remodelación y autoconstrucción, precisó Ramírez.

Ya el coordinador del Órgano Superior, en reunión sostenida con la banca el 18 de enero pasado, había adelantado que aspiraban a que la banca se comprometiera a otorgar más créditos a largo plazo.

70% de créditos para quienes ganan menos

Del porcentaje de créditos establecido para que las personas puedan adquirir sus viviendas, 70% irá para familias con ingresos mensuales de entre uno (2.047,48 bolívares) y seis salarios mínimos (12.284,88 bolívares). De este grupo, 80% debe ir para compra de viviendas nuevas y 20% para casas usadas o del mercado secundario.

El 30% restante (en lugar del 25% que estuvo vigente) debe dirigirse a créditos para familias que ganan entre seis y quince salarios mínimos, también con 80% para casas nuevas y 20% para usadas.

Más para el Órgano Superior

Del porcentaje que estará destinado a préstamos a corto plazo para construcción de unidades habitacionales, 66% será dirigido por el Órgano Superior de Vivienda, instancia del alto Gobierno nacida bajo la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV) para dirigir la política habitacional del Estado. Hasta ahora, esta porción se ubicaba en 55%.

El Órgano Superior definirá la transferencia y uso de estos recursos, los proyectos a financiar y las familias que serán atendidas.

El restante 34% será distribuido de la siguiente manera: 40% para viviendas con valor de venta de hasta 300.000 bolívares, destinadas a familias con ingresos mensuales de entre uno y seis salarios mínimos.

Además, 35% será para edificar urbanismos con unidades habitacionales que serán vendidas en hasta 400.000 bolívares, para familias que devenguen mensualmente entre seis y ocho salarios mínimos (16.379,84) bolívares.

El 25% restante irá a créditos para levantar conjuntos residenciales que puedan venderse en no más de 500.000 bolívares, destinados a familias que ganen entre ocho y quince salarios mínimos (30.712,2 bolívares) al mes. Esta proporción no varío con respecto a la resolución anterior.

El Ministerio de Vivienda establecerá el procedimiento para la selección de los proyectos que se construirán bajo los criterios anteriores.

Mejoras y autoconstrucción

La porción que deberá destinarse a créditos para que las familias puedan remodelar o construir por sí mismas sus casas podrá otorgarse a grupos familiares que ganen entre uno y seis salarios mínimos al mes. Hasta ahora, el límite era de cinco salarios mínimos.

La distribución de este monto también cambió: 45% debe dirigirse a créditos para mejoras de vivienda principal; 30% a ampliación y 25% a autoconstrucción. La resolución anterior establecía 60% para mejoras y 40% para ampliación y autoconstrucción.

El Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih) es el organismo encargado de medir el cumplimiento de la cartera de crédito obligatoria por parte de los bancos.

La Gran Misión Vivienda Venezuela, el plan nacido en abril de 2011, ha construido hasta ahora más de 346.000 unidades habitacionales y se plantea levantar este año 380.000 viviendas, según Avn.