Fijan en 16,4% tasa para créditos hipotecarios fuera de la cartera obligatoria

Foto: Archivo

La clase media venezolana cuenta con una nueva medida que le ayudará en la adquisición de sus viviendas y es que el Ejecutivo Nacional reguló las tasas de interés para créditos hipotecarios que están fuera de la cartera hipotecaria, es decir, aquellos dirigidos a financiar a los venezolanos que tengan ingresos superiores a los quince salarios mínimos al mes (30.712,2 bolívares) y permitirles que adquieran su techo propio.

Hasta ahora, estos créditos no tenían tasas reguladas y el ministro para la Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, informó que se han fijado en 16,4% para los créditos a largo plazo y 15,4% para el constructor. Estas tasas solían rondar 24% en los principales bancos del país.

Del mismo modo, el Gobierno Nacional estableció las nuevas tasas anuales para los créditos de la cartera hipotecaria, fijada ahora en 20%. Molina precisó que se mantiene la tasa mínima de 4,66% para las familias con ingresos mensuales de entre uno (2.047,48 bolívares) y cuatro salarios mínimos (8.189,92 bolívares), mientras que la tasa máxima a cobrar para créditos a largo plazo a las familias que tengan ingresos de hasta quince salarios mínimos será de 10,66%.

Los créditos al constructor tienen una tasa más baja ahora: pasaron de 10,5% a 9,66%.

“Todas estas medidas estimulan más aún la participación del sector privado en la construcción y aumenta la dinamización del sector construcción en vivienda”, resaltó el ministro.

La nueva cartera

Estas decisiones del Ejecutivo Nacional forman parte del aumento de 15% a 20% del monto de la cartera hipotecaria obligatoria, que es la porción mínima de la cartera de crédito bruta anual que los bancos del país deben destinar, con recursos propios, a créditos destinados a la construcción, adquisición, ampliación, mejoras y autoconstrucción de vivienda principal.

Con el ajuste, la cartera sumará este año un total de 80.400 millones de bolívares, de los cuales 30%, es decir, 24.126 millones de bolívares, irá a créditos a largo plazo, que son los que se otorgan a las familias para que compren sus viviendas.

Hasta ahora, ese porcentaje era de 26%. La razón del incremento es que “se observó con la dinamización del sector en 2012 un aumento relevante en su solicitud. Por eso se aumentó significativamente para poder cubrir las solicitudes de nuestras familias”, explicó Molina.

Para créditos a la autoconstrucción de vivienda, mejoras y ampliación irán 4.021 millones de bolívares.

AVN