Pastor está ansioso por ver a su “bestia”

 

Foto: Archivo

 

La adrenalina de volver a la pista y demostrar el potencial del FW35 mantiene ansioso a Pastor Maldonado, quien se encuentra en Jerez trabajando con los ingenieros en los detalles finales del monoplaza.

El volante maracayero, quien viene de ser noveno en los ensayos en suelo español, se ha concentrado en conocer minuciosamente el nuevo vehículo, con el que espera meterse en la lucha por las primeras posiciones.
“Un largo día de trabajo en la fábrica, trabajando con el simulador y preparándonos para ver nacer a la bestia, el FW35”, escribió Maldonado en su cuenta Twitter (@pastormaldo).

Será en Barcelona, el 19 de este mes, cuando el equipo Williams y el aragüeño, primer piloto de la escudería realicen la presentación. La temporada arrancará el 17 de marzo en Melbourne.

“Intentamos mirar cada componente, todos, pero todos los coches se parecen mucho a los del año pasado porque las reglas con las mismas. Hay una pequeña mejora en todo el coche y estamos bastante confiados de que este año será muy competitivo, incluso mejor que el anterior”, aseguró el venezolano, a los medios en Jerez.

La temporada pasada, el criollo hizo historia al convertirse en el primer venezolano en ganar un gran premio y concluyó en la 15ª posición con 45 puntos, ha dicho que espera mayor rendimiento y solvencia del vehículo para no sufrir las fallas que en 2012 le impidieron, según su criterio, sumar puntos.
El FW35 tiene como características primordiales un morro menos elevado y un sistema aerodinámico que le podría permitir mejorar, sobre todo, en las rectas largas ganar segundos. Se han concentrado también en probar con neumáticos blandos.
“Siempre vamos en busca de un auto más competitivo y esa es nuestra meta, no la prioridad. Este equipo ha demostrado que tiene cómo competir con los grandes equipos y meterse en los primeros puestos”, resaltó el maracayero.
En 2012, el problema de Williams fue la inestabilidad aerodinámica. Pastor quiere conocer su bólido de punta a punta. La “bestia”, como ha bautizado a su monoplaza, está cerca de conocerse.