Con estos trucos sexuales puedes terminar en el hospital

Cuando de sexo se trata, cada quien tiene su propia opinión, porque es claro que en gustos se rompen géneros; pero muchas mujeres recurren a varias publicaciones para aprender algunos “trucos” sexuales y complacer a su pareja.

de10.com.mx

Muchas de estas revistas, ya sean electrónicas o impresas, se fían de los consejos que sus mismos lectores les dan para compartirlos con otras, tales como los que presenta cosmopolitan.com.

La pregunta es ¿qué tan efectivos son estos? Para cracked.com no lo son tanto; por lo menos algunos de estos consejos podrían resultar peligrosos para el sexo masculino y hasta podrían terminar mandándolos al hospital. Aquí te decimos cuáles son esos tips que debes eliminar de tus prácticas sexuales.

1. Consejo: Muerde los testículos de tu pareja. ¡Error! Cuando en un enunciado la palabra mordida y escroto van juntos hay algo muy malo en ella. Cuando se involucran dientes y áreas genitales, aunque sea muy “suave”, algo puede salir mal, así que es mejor mantener alejados esas dos partes del cuerpo.

2. Consejo: Sacude sus testículos. ¡Error! Esta recomendación viene de un hombre que escribió para la publicación, pero seamos honestos, ¿cuántas veces has escuchado esto? Seguramente ninguna o tal vez muy pocas, por lo que puede ser un placer aislado, o sea que sólo a esa persona le guste. Así que eso de “sacudirle” los testículos a tu pareja como si se tratara de dados, no es buena idea.

 

3. Consejo: Jala un poco los vellos del área genital de tu pareja. ¡Error! Con tan sólo imaginar que alguien te jale los vellos púbicos la reacción inmediata es de dolor. Así de fácil. Como en el primer error, aunque esto se haga de manera “suave”, puede resultar un trauma para la persona que lo reciba, porque muchas veces la medida de la fuerza se puede escapar, así que mejor evítalo. Las caricias son buenas, los jalones no.

4. Consejo: Hazlo estornudar cuando llegue al orgasmo. ¡Error! Dentro de los fetiches sexuales, existen algunos que involucran los estornudos, pues se dice que esto ayuda a incrementar el orgasmo, por eso el consejo es que le espolvorees un poco de chile seco a tu pareja en la nariz cuando esté a punto del clímax para que logre más placer al estornudar. Pero, ¡seamos realistas!, esto puede resultar un desastre total, ¿qué pasa si no logras que estornude? ¿Qué pasa si terminan todos enchilados? Será una escena completamente lejos de ser sexy, así que mejor no te arriesgues y omite eso del “estornudo-orgasmo”.

5. Consejo: Utiliza todas tus fuerzas. ¡Error! Uno de los consejos que uno de los usuarios de la publicación dio a las chicas que la leen, es que no sean tímidas a la hora de la felación, que sean más rudas cuando de manejar sus genitales se trata.

Para empezar, no tiene nada de malo que una mujer trate con cuidado la parte íntima de su pareja. De hecho, a ninguno nos gustaría ser maltratados, así que si se trata de la parte genital, se esperan aún más cuidados. Hay que tener en cuenta que este órgano masculino es muy sensible, no como dice el chico que dio el “consejo”. Así que no lo tomes en cuenta, haz las cosas con cuidado y charla con tu pareja para ver a qué nivel de fuerza pueden llegar, pero los dos tienen que estar de acuerdo. Recuerda, no todos los gritos tienen que ser de placer.

6. Consejo: Mueve su pene como si se trata de un control de Atari. ¡Error! Ya aclaramos que esta área masculina es sumamente sensible, por lo que también sería extraño y hasta doloroso que una mujer se pusiera a jugar con el pene de un hombre como si se tratara de la palanca de una consola o de un coche. Si quieres jugar con esas partes, sé delicada, pues hasta para eso hay que saber cómo moverse.

7. Consejo: Aplica el “molinillo”. ¡Error! Esta técnica fue usada por varios hermanos mayores para molestar a los menores, pero no debe ser jamás puesta en práctica en la cama. Sólo piensa, ¿a qué hombre le gustaría que le tomaran el pene con las dos manos e hicieran presión en lados opuestos? ¡A ninguno! De hecho esta técnica llegó a ser usada como medio de tortura, por lo que es considerada inhumana. Aleja tus manos si el “molinillo” quieres aplicar.