Un nuevo sistema de diálisis reduce un 30 % la mortalidad de los pacientes

(foto archivo)

Un nuevo sistema de diálisis, que purifica más toxinas urémicas, permite reducir en un 30 % la mortalidad de los pacientes, según un estudio coordinado por el Hospital Clínic de Barcelona, presentado hoy en esta ciudad del noreste de España.

El nuevo sistema, denominado hemodiafiltración online, añade al proceso de filtrado una presión adicional que permite arrastrar también a las moléculas más pesadas, con lo que aumenta la depuración de las toxinas urémicas.

Los pacientes que se someten a la hemodiálisis convencional para suplir las funciones de filtrado de la sangre que hace el riñón tienen una tasa de mortalidad anual de entre el 15 y el 40 % a los 10 años, principalmente por complicaciones cardiovasculares e infecciosas.

Pero los pacientes que se someten a esta nueva técnica reducen su tasa de mortalidad una media de un 30 %, que en el caso de la mortalidad por problemas cardiovasculares es de un 33 % y por causas infecciosas de un 55 %.

El estudio, publicado hoy en la revista “Journal of the American Society of Nephrology”, es el primero que ha demostrado las ventajas de esta técnica, que se aplicó por primera vez en España, en 2007.

En la investigación participaron 27 de los 45 centros de la región de Cataluña (noreste) en los que se realiza el tratamiento de diálisis, que aportaron 906 pacientes, lo que representa casi un 25 % de los cerca de 4.000 que se someten a diálisis.

El sistema supone un “pequeño aumento del coste”, pero hay que tener en cuenta que, además de reducir la mortalidad, disminuye un 22 % las hospitalizaciones, destacó Francesc Maduell, jefe de la Sección de Diálisis del Servicio de Nefrología del Hospital Clínic de Barcelona.

La hemodiafiltración online requiere un tratamiento del agua que se utiliza en este proceso y unos filtros de seguridad más precisos, además de una bomba adicional para añadir presión extra.

Estas medidas son necesarias para conseguir el máximo control sobre el líquido que se utiliza en la diálisis, que es una solución de composición similar al plasma normal, que fabrica la propia máquina -por eso el método se llama online- y que se inyecta al paciente.

El nuevo método de diálisis tiene la misma duración que el convencional, ya que se desarrolla en sesiones de cuatro horas tres días a la semana, pero los pacientes presentan más tolerancia al mismo y, de hecho, los episodios de bajada de tensión durante el tratamiento se han reducido un 22 %. EFE