Obras venezolanas presentes en Arco Madrid

(Foto EFE)

Contemplar el arte en libertad, pasear entre las galerías, detenerse cámara en mano delante de las obras que más interesan son algunas de la posibilidades que ofrece Arco a los numerosos aficionados que durante el fin de semana acuden en Madrid a una cita que se abre también a la participación “online”.

Parejas, familias con numerosos niños que escuchan atentos las explicaciones de sus padres o paseantes solitarios han llenado los espacios nada más abrirse las puertas hoy de una de las jornadas que más temen los galeristas, que deben multiplicarse para controlar que sus obras no sufran daños por la avalancha de gente que en ocasiones se junta en un stand. Además, para ellos el fin de semana no es el mejor para las ventas.

Desde que empezó la feria, la prensa ha informado de las piezas más “raras”, polémicas o especiales, por lo que son muchos los visitantes que buscan la paloma disecada que está en el suelo, la ratonera de Juan Muñoz, el buitre que aparece victorioso sobre una papelera llena de desperdicios, la escultura del hombre encapuchado sentado en el suelo o los “picassos” más caros.

Al mismo tiempo, en el Foro de Expertos se celebraba el encuentro Arco Bloggers, una experiencia participativa “online” concebida y coordinada por Roberta Bosco y Stefano Caldana.

Invitado especial a este encuentro ha sido el artista estadounidense afincado en París Evan Roth, uno de los creadores emergentes más renovadores y que más éxitos está logrando en los últimos tiempos.

Cofundador del Graffiti Research Lab y el Free Art & Technology Lab (F.A.T. Lab), un laboratorio “online” para la investigación y el desarrollo, Roth aplica la filosofía de los hackers a una práctica artística que plasma momentos transitorios en el espacio público, la red y la cultura popular.

La intervención de Roth en el foro ha girado en torno “al uso activo y pasivo de internet y de qué manera se pueden aplicar este tipo de conocimientos a software, y más allá de software, ya que no se sabe lo que nos va a traer el futuro”, comentó durante una entrevista con Efe el artista.

Igualmente, obras de autores nacionales consagrados en los museos europeos y estadounidenses como Carlos Cruz-Diez, Alejandro Otero y Jesús Soto se muestran en la feria madrileña a través de las galerías internacionales que los representan. Además, de entre las más de 200 instituciones provenientes de 30 países que atendieron a la convocatoria, algunas exhiben piezas de 3 venezolanos que residen en otras latitudes: Jorge Pedro Núñez, que vive en Marruecos; Javier Téllez, que viaja constantemente entre Nueva York y Berlín; y Daniel Medina, que tiene su hogar en Londres.

Entre las galerías expositoras en Arco Madrid, sin embargo, no hay ninguna venezolana. Con información de EFE y El Nacional.