Timbres fiscales de bajas denominaciones escasean en Valencia

(Foto El Carabobeño)

Desde hace unas dos semanas, según los vendedores, no se han vuelto a ver los timbres fiscales en las denominaciones más bajas en Valencia. Sólo se consiguen las de media y una Unidad Tributaria (UT), reseña El Carabobeño.

Las personas que tienen que tramitar algún documento y deban adquirir un monto menor se ven en la necesidad de pagar el doble y hasta el triple de este requerimiento. Aparentemente este problema se debe por el aumento en la Unidad y que mientras no se agoten las que tienen, no sacarán más.

María Fernanda Aguilar, encargada de un local, comentó que tienen que ofrecer las estampillas un poco más costosas debido al cobro del impuesto que les piden. Reveló que hay otros locales que la media UT la venden en 70 bolívares, cuando en realidad esta 53,5 Bs.

Robert González, empleado del Instituto Postal Telegráfico en Carabobo (Ipostel), explicó que la Gobernación del estado por mantener un convenio con el organismo, suministra cierto tiempo la cantidad de timbres para luego ser distribuidas.

El trabajador indicó que durante la gestión de Henrique Fernando Salas, estos sellos se elaboraban en otro país. Desconoce si ahora con la nueva administración se esté ejecutando el mismo procedimiento.

González dijo que la demanda en la compra de este requerimiento ha aumentado debido a la cantidad de instituciones educativas públicas y privadas que hay en la región.

Cuando hay situaciones en donde no se encuentre una denominación en específico, existe una planilla, que sustituye a la estampilla mientras se solventa el problema. Esto se realiza con el objetivo de evitar cancelar un monto elevado. Este procedimiento se realiza dependiendo del trámite a realizar. Si es por ejemplo para registro de títulos de bachiller o universitario, la persona tiene que preguntar si esta medida es o no aceptable.

Mientras que unos locales tienen la denominación de 0,50 y uno, hay otros que ya no las tienen. José Rodríguez, vendedor, precisó que antes del ajuste de la UT ya habían desaparecido los timbres.