Al menos 23 cadáveres ingresaron a la morgue de Bello Monte el fin de semana

Foto archivo News Report

News Report


La noche de este sábado fue ultimado Wilmer Omar Mejías de 24 años de edad, en el cuarto de su vivienda en la quinta San José de San Bernardino, municipio Libertador. (News Report/YKMP).-

De acuerdo con el relato de su mamá, Martha Ortiz, la víctima acababa de llegar del trabajo cuando su esposa salió a la bodega a comprar algunas cosas para la cena. Se presume que varios sujetos ingresaron al hogar para robarlo, y le propinaron varios impactos de bala.

Al llegar los familiares a la casa, ya el joven se encontraba sin signos vitales. Wilmer era técnico medio en Agricultura y tenía un puesto de ventas de películas al lado del Centro Comercial Galerías Ávila, en La Candelaria.

Dejó un hijo huérfano y a su pareja con cuatro meses de embarazo.

“Mi hijo era muy trabajador, no es justo que se esté matando a gente inocente. Están asesinando a los jóvenes de este país. Era mi único hijo varón, esto es un dolor muy grande”, sollozó la doliente desde la morgue de Bello Monte.

Otro comerciante informal cayó a manos del hampa la noche de este sábado. El infortunado fue identificado por su padre como Carlos David Camacho, de 29 años de edad, a quien le dieron múltiples balazos para robarle el celular Blackberry.

El hecho ocurrió en la avenida Baralt, específicamente en la esquina Piñango. Según versiones, Carlos fue interceptado por motorizados, quienes le obligaron a alzar las manos y posteriormente, le dispararon despojándolo de sus pertenencias.

Laboraba vendiendo caramelos en Capitolio y dejó huérfanos a dos hijos.

Se conoció de manera extraoficial, que entre viernes y domingo fueron ingresados al menos 23 cadáveres a la morgue de Bello Monte, en la capital.