Correa dedicó su victoria a Chávez

Foto: Reuters

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien se proclamó ganador de las elecciones de este domingo para un segundo mandato de cuatro años, dedicó esa victoria a su homólogo y aliado venezolano, Hugo Chávez, quien convalece de una cirugía de cáncer en Cuba.

“Valga la oportunidad para dedicarle esta victoria a ese gran líder latinoamericano que cambió Venezuela, comandante Hugo Chávez Frías”, exclamó Correa en una rueda de prensa en el palacio presidencial de Carondelet, en el centro colonial de Quito.

El mandatario socialista le deseó los “mejores parabienes” a Chávez y a su familia, y “una pronta recuperación y el mejor de los futuros para su queridísima Venezuela”. “Lo admiro mucho”, sostuvo.

Chávez, reelecto en octubre del año pasado para un tercer mandato, convalece en La Habana desde diciembre de su cuarta cirugía contra el cáncer, que le fue detectado en 2011.

Correa consideró una exageración de un sector de la prensa privada que Chávez sea presentado como el líder de la izquierda latinoamericana, y descartó que él tenga interés en heredar esa influencia ante una ausencia del gobernante venezolano.

“Esto lo estamos construyendo juntos. Es la prensa, ciertos grupos que ponen a Hugo como el líder, el caudillo, y que todos estamos atrás, cuando quienes lo conocemos sabemos que es la persona más sencilla del mundo”, aseguró.

Hablando a nombre de Chávez y de sus pares de Argentina, Cristina Kirchner; Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; y de los líderes cubanos Raúl y Fidel Castro, Correa manifestó: “no buscamos nada para nosotros, sino que estaremos donde seamos más útiles para nuestras patrias chicas y para la patria grande”, en referencia a sus propios países y a América Latina.

Correa se proclamó ganador de los comicios luego de que tres sondeos privados a boca de urna le dieran entre 58,8% y 61,5% de los votos, lo que de confirmarse asegura su reelección en primera vuelta. Su principal rival, el banquero Guillermo Lasso, obtuvo votaciones de entre 20,9% y 23,1%, de acuerdo con esos estudios.

Para evitar un balotaje, el mandatario requería del 50% más uno de los sufragios válidos (sin blancos ni nulos) o un 40% de éstos y una diferencia de al menos 10 puntos sobre el segundo.

AFP