Gerver Torres: Todos los caminos conducen a Roma

El socialismo del siglo XXI dice querer alejarse lo más posible del mundo capitalista, en especial de los Estados Unidos. Pero, por todas partes se lo vuelve a encontrar. Tomemos el caso de los acuerdos de integración comercial. Venezuela ha rechazado la idea de una zona americana de libre comercio que integre a todo el continente, porque allí estaría el coloso del norte. Como alternativa, el gobierno se fue  a  Mercosur. Pero resulta que Mercosur (que ya de por si es un mercado capitalista) ha retomado recientemente las conversaciones para firmar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (la cuna del capitalismo) y ésta a su vez ha decido iniciar discusiones para firmar también  un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos.  O sea que, huyendo de los Estados Unidos, nos vamos al sur de continente para de allí, de la mano de Brasil, saltar a Europa y desde Europa volver a ¿dónde? A conectar con los Estados Unidos. De manera mucho más eficiente y productiva lo han hecho once economías de América Latina que han firmado acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y han visto crecer sus exportaciones y sus economías. Los casos más destacados son los de México, Chile, Perú y Colombia. Pero hay más. Resulta que los cuatro países latinoamericanos antes mencionados,  se han agrupado también junto a Estados Unidos y Canadá, para integrar una zona de libre comercio con varios países del Asia, en lo que se ha dado en llamar el TPP, la alianza transpacífica, por sus siglas en ingles. Dos países de Mercosur, de la cual ya Venezuela forma parte, específicamente Paraguay y Uruguay han pedido estatus de observadores en ese acuerdo. Ese podría ser su primer paso para su incorporación al TPP. Es decir, que al final del asunto,  todo Mercosur podría querer incorporarse  al TPP y por esa vía  quedarían así integrado con el resto del continente incluido los Estados Unidos.  AL socialismo del siglo XXI todos los caminos lo conducen al capitalismo. Claro está, eso debe ser lo que al final complace más a los dirigentes del régimen, aunque declaren otra cosa.

[email protected]