El silencioso retorno de Chávez no aclara dudas sobre cáncer

AFP

El efusivo “¡volvió, volvió, volvió!” que se escuchó el lunes en muchas calles de Venezuela con el sorpresivo regreso de Hugo Chávez tras su operación por cáncer en Cuba rememoró su retorno luego del fugaz golpe de Estado del 2002. Aunque esta vez el presidente no participó en los festejos.

Cientos de venezolanos vestidos del característico color rojo del chavismo y cargando figurillas del mandatario e imágenes de santos se apresuraron a rodear desde primeras horas de la mañana al Hospital Militar de Caracas donde el Gobierno dijo que sigue su tratamiento, sin especificar de qué tipo.

“Nuestro presidente no descansa por nosotros los venezolanos y para aquellos más allá de Venezuela también. El está luchando y esperamos que Chávez continúe gobernado porque es un hombre fuerte”, dijo en las afueras del hospital Cristina Salcedo de 50 años, usando una gorra de los bustos de Chávez y el Che Guevara.

Entre el júbilo, los partidarios del líder socialista que también colmaron las principales plazas del país petrolero se quedaron sin ver ni escuchar al presidente, quien llegó silenciosamente en la madrugada tras más de dos meses de convalecencia en Cuba por su cuarta operación por cáncer.

Al dar la noticia del retorno de Chávez en la televisión estatal, el ministro de Información, Ernesto Villegas, cantó alegremente el “volvió, volvió, volvió” que se hizo famoso después de que el presidente sobrevivió al golpe del 2012.

El lema era replicado en lunes entre gritos y cánticos en todas las concentraciones de sus seguidores.

Desde que Chávez viajó a Cuba en diciembre, los venezolanos sólo lo han visto retratado en un puñado de fotos oficiales donde se ve en un plano medio, recostado en una habitación de hospital, junto a dos de sus hijas, ojeando la prensa cubana.

Muchos en la oposición también dieron la bienvenida al regreso de Chávez para que se ponga orden en casa, e insistieron en que es hora de que el líder defina si puede jurar para el nuevo mandato de seis años que ganó en octubre o da un paso al costado para que se llamen nuevas elecciones.

“La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) reitera su exigencia al gobierno que se diga la verdad a los venezolanos y se proceda según la Constitución. La transparencia es lo que le conviene a Venezuela”, dijo la coalición opositora en un comunicado.

La MUD insistió en sus dudas acerca de que el presidente siga al frente de sus funciones y tomando decisiones como dicen las autoridades del Gobierno.

“Lo natural es que el Presidente esté aquí, en su país”, agregó la MUD calificando como un “espectáculo” este último episodio de la saga de la salud presidencial.

SEGUNDA VISITA

Chávez ya está familiarizado con las instalaciones del Hospital Militar, enclavado en una zona popular de Caracas. En 2011 luego de sus dos primeras cirugías por cáncer recibió allí su tercera dosis de quimioterapia, de la que salió en caravana hasta el palacio de Gobierno.

Desde mediados de 2011 Chávez ha requerido de cuatro cirugías en la pelvis, varias rondas de quimio y radioterapia, terapias alternativas y rehabilitación.

Sin embargo, surfeó la ola impulsado por su alta popularidad y las ingentes riquezas que le ofrece la explotación petrolera para ganar un nuevo mandato presidencial en octubre, que aún no ha podido jurar.

Antes de viajar a Cuba, Chávez designó a su vicepresidente Nicolás Maduro como su eventual sucesor si algo le llegara a incapacitar, lo que estremeció la política local y apresuró las teorías sobre unas eventuales elecciones presidenciales.

No obstante, el Gobierno ha hecho grandes esfuerzos por demostrar que Chávez siempre se mantuvo al frente del país, aún tras presentar complicaciones delicadas como una insuficiencia respiratoria que le obliga al uso de una cánula traquial -que aún tendría- y una hemorragia.

“La incertidumbre sobre una posible elección presidencial adelantada permanece intacta, pese al regreso presidencial (…)La presencia de Chávez en el país no indica que vaya a estar activo, sólo que va a estar”, escribió el analista político Luis Vicente León.

BUENOS DESEOS REGIONALES

Los aliados latinoamericanos de Chávez también reaccionaron y enviaron sus buenos deseos de recuperación al mandatario.

Pero no se salvó de un regaño del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, por haberlo felicitado rápidamente tras su abrumadora reelección el domingo.

“Ese es el presidente Chávez, no, que es un necio irremediable, debería estar descansando (…) Le agradezco muchísimo, muchísimo al comandante Chávez su felicitación, pero sí, estoy enojado”, dijo Correa en una entrevista a la cadena colombiana RCN.

“Olvídese de eso y que se ponga a descansar, que se recupere lo más rápidamente posible que Venezuela, su Latinoamérica adorada, sus amigos, lo necesitamos”, agregó.

La guerrilla colombiana de las FARC también envió sus buenos deseos al mandatario, cuyo Gobierno supervisa el diálogo de paz que el grupo celebra con el Gobierno en Cuba.

“Al presidente Chávez le deseamos pronta recuperación”, dijo a periodistas Iván Márquez, jefe del equipo negociador de las FARC en la mesa de negociación en La Habana.

Reuters