Cálculos subatómicos indican una vida finita del universo

(Foto Afp)

Los científicos están todavía ordenando los detalles del descubrimiento que tuvo lugar el año pasado de la partícula del bosón de Higgs, pero sumaron los números y no parecen buenos para el futuro del universo, informa Reuters.

“Si utilizas la física que conocemos ahora y haces lo que piensas que es un cálculo sencillo, son malas noticias”, dijo Joseph Lykken, físico teórico del Fermi National Accelerator Laboratory en Batavia, Illinois, a los periodistas.

Lykken habló antes de presentar su investigación en una reunión de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en Boston.

“Podría ser que el universo en el que vivimos sea intrínsecamente inestable y en algún punto miles de millones de años a partir de ahora quedarán eliminados”, dijo Lykken, quien también está en el equipo científico del Gran Colisionador de Hadrones de Europa, o LHC, el principal acelerador de partículas del mundo y el de más energía.

Los físicos anunciaron el año pasado que habían descubierto lo que parece ser una partícula subatómica buscada durante mucho tiempo denominada bosón de Higgs, que se cree que da materia a su masa.

El trabajo para estudiar las partículas relacionadas con Higgs, necesario para su confirmación, está en curso.

Si se confirma, el descubrimiento podría ayudar a resolver un rompecabezas clave sobre cómo se formó el universo hace 13.700 millones de años, y quizá sobre cómo terminará.

“Este cálculo indica que en muchas decenas de miles de millones de años a partir de ahora, habrá una catástrofe”, dijo Lykken.

“Una pequeña burbuja de lo que podría pensarse como un universo ‘alternativo’ aparecerá en algún lugar y entonces se expandirá y nos destrozará”, dijo Lykken, añadiendo que el suceso se producirá a la velocidad de la luz.

Los científicos habían lidiado con la idea de una estabilidad a largo plazo del universo antes del descubrimiento del bosón de Higgs, pero se progresó en cuanto a cálculos una vez que su masa comenzó a establecerse en torno a 126 miles de millones de voltios electrón, un número importante para averiguar el destino del universo.

El cálculo requiere conocer la masa del bosón de Higgs dentro de un uno por ciento, así como la masa precisa de otras partículas subatómicas relacionadas.

“Puedes cambiar cualquiera de esos parámetros del Modelo Estándar (de partículas físicas) en un poco y obtendrás un final diferente del universo”, dijo Lykken.

Es probable que pase mucho tiempo antes de que las partículas del bosón de Higgs estallen en la Tierra en un final apocalíptico del universo. Los físicos esperan que el sol se agote en 4.500 millones de años y de esta forma se expanda, probablemente sepultando a la Tierra en ese proceso.