Fabricantes de reactores nucleares también deben pagar tras accidentes

(Foto AFP)

Greenpeace lanzó este martes una campaña mundial para lograr que los gobiernos obliguen a los fabricantes de reactores nucleares a hacerse cargo de parte del costo de los accidentes, indicó la organización ecologista en rueda de prensa en Tokio.

Refiriéndose a TEPCO, operador de la accidentada central japonesa de Fukushima, Greenpeace confirmó que “bajo el actual sistema de responsabilidad, los proveedores de TEPCO (General Electric, Hitachi y Toshiba, que proporcionaron reactores basados en un diseño defectuoso), no están obligados a pagar nada en concepto de indemnización”.

Greenpeace reitera que las mismas empresas que fabrican televisores y refrigeradores construyen reactores nucleares.

Para la ONG, “los contribuyentes japoneses, incluyendo a los evacuados, pagarán la mayor parte de los costes de la catástrofe”.

“La catástrofe de Fukushima muestra los vergonzosos defectos en un sistema que solo reclama el pago de una parte de los costes de una catástrofe a los operadores nucleares y no requiere ningún pago a los suministradores”, declaró Aslihan Tumer, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace Internacional, según el portal internet de la organización ecologista.

“Las consecuencias de este injusto sistema, que deja a cientos de miles de personas en Japón sin una compensación adecuada, puede repetirse en España porque la industria nuclear no se hace responsable de sus fallos”, afirmó por su parte Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace España, según el portal de esta organización.

“No es justo que la industria nuclear obtenga beneficios, mientras que las personas pagan un alto precio por sus fracasos”, añadió Tumer. “Es muy sencillo, el que contamina paga. La industria nuclear debe ser considerada responsable de los daños que causa”, puntualizó.

La peor catástrofe nuclear desde Chernobyl, en 1986, se produjo en Fukushima, el 11 de marzo de 2011, cuando un gigantesco tsunami, provocado por un violento terremoto de magnitud 9, afectó gravemente el funcionamiento de la central y provocó radiación en una amplia zona del noreste del país, obligando a evacuar a centenares de miles de personas. AFP