Las “imposibles” esculturas de madera

Livio de Marchi, también conocido como El Carpintero de Venecia, es uno de los personajes más curiosos de Venecia.

Tras estudiar arte y pintura en la Academia de Bellas Artes de Venecia, Livio de Marchi comenzó a adentrarse en el mundo de la escultura, y después de probar con varios materiales, eligió la madera como su forma de vida.

Desde su estreno en 1985 con una barca de madera con forma de barco de papel, ha ido construyendo obras cada vez más excéntricas para navegar por los canales, desde un florero gigante a un coche de época. Su última creación fue un Ferrari F50 propulsado a motor y, como es evidente, con todo lujo de detalles.