BlackBerry apuesta al diseño y la innovación para relanzarse

(foto AP)

Dada por muerta por numerosos analistas, la empresa canadiense BlackBerry apuesta al diseño y a la innovación de su nuevo sistema operativo BB10 para recuperar terreno frente a otros fabricantes de teléfonos inteligentes, pero también para conquistar nuevos mercados en el sector de la automatización.

Además del diseño de su nuevo smartphone Z10, el primer BlackBerry con pantalla completamente táctil, la empresa fundada en 1984 confía en su nuevo sistema operativo BB10 para recuperar el favor de los consumidores, que la abandonaron por sus competidores, especialmente Apple y Samsung.

La nueva plataforma, creada por QNX, una compañía de Ottawa que BlackBerry compró en 200 millones de dólares en 2009, fue desarrollada en dos años y no ofrece nada comparable a sus predecesores. Empezando con la navegación, que se hace sin un botón de menú.

El diseño del sistema operativo BB10 permite a la empresa canadiense ofrecer algo “muy distinto a Apple, lo cual es bueno”, dijo Alexandre Cayla, estratega de la consultora Digito de Montreal.

Al mismo tiempo, “las funcionalidades apreciadas por sus usuarios más leales” se han conservado. Este es particularmente el caso del “Hub”, que concentra las comunicaciones escritas, tanto mensajes recibidos en las redes sociales como por correo electrónico.

Para el desarrollo de su nuevo sistema operativo, el grupo canadiense empezó desde cero. “Ninguna línea de código es similar” a lo que hubo antes del BB10, destacó a la AFP Frank Boulben, director de marketing.

“Nos preguntamos cuál es el ADN del BlackBerry: la productividad, la eficiencia, la simplicidad”, dijo Joseph Hofer, uno de los diseñadores del último teléfono canadiense.

Una de las reformas más importantes introducidas en la empresa durante los más de dos años necesarios para el desarrollo de BB10 y Z10, un período en que el grupo cayó en bolsa, fue “organizar equipos” de manera que la interfaz y el hardware se diseñaran al mismo tiempo, señaló Hofer. “Hemos reinventado la forma en que trabajamos”.

En total, la empresa canadiense cuenta con un equipo de un centenar de diseñadores repartidos entre Europa y América del Norte.

Encontrar nuevos mercados

Con su nueva plataforma, la compañía con sede en la región de Toronto quiere ir a la conquista de nuevos mercados. Junto con los teléfonos y tabletas, BlackBerry quiere que su sistema operativo BB10 se aplique a otras herramientas, dijo recientemente el presidente ejecutivo del grupo, Thorsten Heins, a empresarios canadienses.

“Hemos creado una plataforma que puede conectarse a otros sistemas y transmitir la información a tu automóvil, a tu sistema de atención de salud, adonde tú estés”, dijo.

El software desarrollado por QNX ya está presente en los Fórmula 1 de la escudería Mercedes, con la cual BlackBerry acaba de asociarse para la próxima temporada.

El grupo canadiense proyecta su plataforma a “las áreas del futuro”, dijo un portavoz, agregando que los usos propuestos van desde la gestión energética, el transporte ferroviario, las casas, y los hospitales.

Esta estrategia constituye un “cambio de dirección”, señaló el profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, Willy Shih, diciéndose “escéptico” sobre sus posibilidades de éxito.

Ciertamente esto “refleja la necesidad de aumentar la tasa de penetración” de BlackBerry, dijo. Sin embargo, “varias fallas en las redes de BlackBerry siguen demostrando que este enfoque no es convincente”. Después de los masivos problemas en todo el mundo a fines de 2011, el grupo canadiense fue repetidamente golpeado por cortes o retrasos en la conexión.

“(La empresa) necesita repensar la estrategia de su sistema para responder a la cuestión de la fiabilidad de su red”, otrora marca de fábrica de BlackBerry, concluyó Shih. AFP