Para el chavismo no hay apagones, ni crisis eléctrica, sino un aumento de la demanda

Foto: Archivo

 

A instancias del Psuv, en la plenaria de la Asamblea Nacional (AN) se debatieron las medidas económicas que tomó el Gobierno, el pasado 8 de febrero, pero, de entrada, el chavismo negó la propuesta de la Mesa de la Unidad (MUD) de considerar un proyecto de Ley de Aumento General de Sueldos y Salarios equivalente a 46,5%, porque, a juicio de los socialistas, la devaluación del bolívar no es ningún “paquete rojo”. Para el chavismo en el Parlamento, “los paquetes los aplicó la cuarta república de Pérez”, con lo cual endilgaron a otros gobiernos las culpas de éste que ya lleva 14 años.

Janet Yucra

Fue Alfonso Marquina (UNT/Miranda), quien planteó la posibilidad de modificar el orden del día, para introducir el instrumento legal que venía avalado por otros parlamentarios de la Unidad. Dijo que la ley era “para resarcir al pueblo de Venezuela que hoy se ve afectado por esta medida fiscalista que no es otra cosa que el producto de la voracidad del gasto del gobierno nacional”.

Pero, Oswaldo Vera (Psuv), respondió que no iban a aceptar tal debate y calificó a su colega como “demagogo”. Como a los miembros de la MUD no los dejaron hacer su planteamiento, corrieron a la sala de prensa a denunciar que al “Gobierno le entrarán más de 90 mil millones de bolívares extras, con esta devaluación. Están sacando el dinero del bolsillo de la gente. El sueldo de los venezolanos no es de urgencia para el Psuv, pero sí la reforma de la Ley para darle más recursos al Estado”, criticó Marquina. En el debate, Marquina propuso la interpelación de los  miembros del Gabinete Económico, pero le cortaron el sonido.

Luego de las seis de la tarde, se inició el debate en sí y tomó la palabra Jesús Farías, por el Psuv, quien leyó un acuerdo cuyo contenido negaba completamente que se trataba de un paquete neoliberal. “Es un ajuste cambiario, absolutamente necesario e impostergable”, dijo Farías quien sostuvo que se debió “a una distorsión en la economía venezolana”, a pesar de que el oficialismo siempre negó que haya crisis. No obstante, admitió que “la medida no es una varita mágica” que arreglará el problema económico del país.

Farías afirmó que la devaluación no es un “paquete rojo”, porque en la cuarta “sí se sentaban en las faldas del FMI, para entregar al país a
intereses imperialistas. Qué tiene que ver la privatización de Pdvsa, con la recuperación de la industria petrolera de la revolución. No hay
un solo punto de comparación”. Es más, el acuerdo dice que la devaluación “es para preservar los logros sociales de la revolución”. El documento califica de “ridículas” las quejas de “la derecha que usa los medios de comunicación para decir que se trata de un paquete”. La
mayoría del Psuv aprobó “contribuir desde la AN al exitoso rumbo revolucionario de la economía”.

Vestalia Sampedro (ProVe) intervino a las 6:37 de la noche y afirmó que la devaluación es “una medida fiscalista elogiada por el FMI que
pretende financiar el gasto público de Venezuela y pagar la deuda interna que ha contraído el Gobierno y Pdvsa. Esta devaluación afecta
al pueblo y principalmente a los que menos tienen. El Gobierno le está quitando la mitad del valor al bolívar”. Fue Leomagno Flores (MUD) quien metió el dedo en la llaga, porque recordó que “tuvieron que devaluar para pagar los pecados electorales que cometieron el año pasado, al generar una falsa sensación de bonanza. Devaluar es el camino más corto a la inflación y es un ciclo que nunca para”.

Tampoco hay apagones

En la jornada, los diputados del Psuv se empeñaron en negar los problemas que aquejan a la gente, entre ellos los apagones. Durante la
discusión de dos créditos adicionales para el Ministerio de Energía Eléctrica, por 1,6 millardos de bolívares, los chavistas insistieron
en que “Corpoelec es una maravilla”. Nunca reconocieron que hace pocos días, 9 estados se quedaron sin electricidad por más de tres horas.

Mientras tanto, la MUD dijo que el Gobierno de Hugo Chávez ha acabado con la calidad del servicio, a pesar de los esfuerzos de sus
trabajadores”. Denunciaron que “la mala gestión del Gobierno es responsable de la crisis eléctrica, pues 40% de los recursos de
Corpoelec se están perdiendo por la mala administración del Estado”.

Para el chavismo “no hay apagones, ni crisis eléctrica, sino un aumento de la demanda”. La MUD denunció que en 14 años, el Gobierno ha gastado 15 mil millones de dólares en una supuesta recuperación eléctrica que no es tal.

Aunque la materia económica fue notable en la sesión, todos los parlamentarios del Psuv saludaron el regreso del presidente Hugo
Chávez, incluyendo algunos de oposición.